sábado, 7 de enero de 2017

LA BEFANA: UNA BRUJA BUENA


Es el personaje más esperado en los hogares italianos durante la fiesta de la Epifanía

Hay figuras legendarias que nunca pierden lustre. Así ocurre con la Befana, la viejecita bruja más amada por los niños italianos, tradición única y sugestiva de la fiesta de la Epifanía, versión italiana de los Reyes Magos. Celebrada en muchas ciudades, la Befana llega siempre con su mágica escoba llevando dulces y juguetes. A Florencia han llegado en grupo en canoa con la poesía del río Arno, una de las citas tradicionales más esperadas en toda la ciudad por pequeños y grandes. Son befanas especiales con un corazón grande porque distribuyen bellos calcetines llenos de dulces. En otros rincones de Italia se repiten parecidas celebraciones: hay centros históricos que se visten de fiesta con puestos de productos típicos que invitan a descubrir la artesanía y especialidades locales, mientras la Befana sin darse tregua continúa distribuyendo regalos para los más pequeños, entre bailes, música y vin brulè (vino caliente) para hacer frente al frío.

Mezcla la Befana leyenda y tradición con raíces precristianas. Un cuento popular relaciona a este personaje folclórico con los Reyes Magos: estos en su camino hacia Belén, al no dar con el camino correcto, solicitaron ayuda a una anciana que les ayudó y regaló dulces. Pero su origen se puede remontar a ritos propiciatorios paganos, entre los siglos X-VI a. C., relacionados con ciclos estacionales de la agricultura, ritos que fueron heredados por los antiguos romanos, asociándolos a su calendario. Aunque su imagen se representa como una bruja, en realidad se trata de una vieja afectuosa, mostrada sobre una escoba volante, un antiguo símbolo que da representación a la purificación de las casas y también de las almas, en previsión del renacer de la nueva estación. Si bien la Iglesia comenzó, a partir del siglo IV, a condenar todos los ritos y las creencias paganas, por considerarlos fruto de influencias satánicas, gradualmente el catolicismo fue aceptando la antigua figura pagana femenina. La Befana recuerda la tradición religiosa de Santa Lucía, que ofrecía regalos a los niños, como hacía San Nicolás antes de Papá Noel.

En Italia incluso el régimen fascista intentó apropiarse de su figura: introdujo la festividad de la Befana fascista, en la que se distribuían regalos a los niños de las clases más desfavorecidas. En el periodo reciente, son innumerables y difusas las representaciones italianas de la Befana y las fiestas que se le dedican, siempre con un denominador común: hacen soñar a los niños y los grandes quieren volver a vivir los recuerdos de la infancia. Nadie puede romper ese embrujo, ya se trate de la Befana, Papá Noel o los Reyes Magos. A este respecto, Roma ha vivido estos días un caso clamoroso: Giacomo Loprieno, director de Disney in Concert, al final de un concierto para niños en el Auditorium Parque de la Música se le ocurrió decir que «Papá Noel no existe». Estas cuatro palabras desencadenaron el llanto de los niños y la ruidosa protesta de los padres, acabando con la destitución del director. ABC

jueves, 22 de diciembre de 2016

ASESINADA EN PERÚ LA ÚLTIMA MUJER HABLANTE DE RESÍGARO

QUEDA SOLO UN ÚNICO PORTADOR DE LA LENGUA AMAZÓNICA

La última hablante de resígaro, una lengua indígena amazónica, Rosa Andrade Ocagane, de 67 años, fue asesinada cruelmente a fines de noviembre en la comunidad de Nueva Esperanza, en la selva norte de Perú. Andrade estaba, además, entre los 40 únicos hablantes de otra lengua, el ocaina, tanto en Perú como en Colombia, a ambos lados del Putumayo. Casi un mes después, sus familiares piden justicia: el fiscal ha dictado comparecencia restringida al sospechoso, pese a los testimonios en su contra.

Según el antropólogo Alberto Chirif, Andrade y su hermano Pablo, de 65 años, son los dos últimos hablantes de resígaro en Perú, una de las 43 lenguas de la Amazonía. Sus vecinos ratifican su versión. “Su padre era ocaina y su madre resígara, ambos pueblos indígenas víctimas de la crueldad de los caucheros, hoy en extinción”, indica Chirif.

“Fue una de las sabias más relevantes de nuestra historia, sobre todo de nuestra cultura. Muy amable y cariñosa hasta con los animales”, apunta por su parte el sobrino de Andrade, Willy Rengifo.

Solo un mes antes de la muerte de Rosa, el director de Lenguas Indígenas del Ministerio de Cultura, Agustín Panizo, acababa de empezar a preparar un proyecto con ambos hermanos para la documentación de la lengua resígaro. “Las últimas descripciones de esa lengua son muy antiguas: de los años cincuenta. A mediados el siglo pasado, el Instituto Lingüístico de Verano, regido por evangelistas estadounidenses, elaboró una gramática, un vocabulario y un diccionario. Con Rosa y su hermano íbamos a revisar o complementar la información anterior, detectar vacíos; ahora sólo podremos ejecutarlo únicamente con Pablo”, apunta Panizo. “Los conocimos formalmente en el Congreso de normalización del alfabeto de la lengua ocaina. La señora era más fluida en ocaina que en resígaro”, agrega.

Según el último censo disponible, de 2007, 97 personas afirmaban haber aprendido a hablar en ocaina y 37 en resígaro. “Pero no sabemos cuántas mantuvieron la lengua desde entonces ni cuántas han fallecido”, explica Panizo. Natalia Verástegui, una especialista del Ministerio de Educación que conoció a Andrade sostiene que el pueblo resígaro y su lengua están “en agonía”. “Pese a los muchos esfuerzos que se hacen, aún es poco lo que ofrecemos a estas personas que llegan a la vejez casi en el abandono”, apunta. “Tienen consigo un conocimiento, una palabra única de la que todos deberíamos aprender”. A Verástegui, Andrade le contó que hablaba con su hermano en resígaro para recordar a su madre.

El asesinato

Una sobrina de Andrade, Frida Vega, confirmó por teléfono a EL PAÍS desde Loreto que se encontraron los restos de la anciana en una chacra [tierra de cultivo]. “Sin cabeza ni corazón: eso ha sido cortado con machete”, incidió. Tanto ella como Chirif indicaron que el principal sospechoso del asesinato de Andrade es un foráneo de Estirón, otra comunidad cercana, un hombre conocido por las autoridades por peleas en borracheras.

“Ha sido un asesinato por encargo. Pese a que al hombre le encontraron un bolso con sangre que pertenecía a mi tía y a que las personas lo han visto llegando al lugar con una ropa y saliendo de allí con otra, el fiscal dice que no hay nada. Le ha dado comparecencia restringida”, lamenta Vega.

La sobrina de Andrade y otra decena de personas, entre parientes y vecinos, están citadas para declarar este viernes en la Fiscalía provincial en Caballococha, la capital de la provincia Mariscal Castilla. “La familia no tiene abogado, no tiene traductor, en cambio él [el sospechoso] tiene defensor de oficio”, se queja Vega al tiempo que añade que el fiscal, Juan Alberto Basilio, es el mismo que archivó la investigación por la muerte de uno de los hijos de Andrade en 2015 tras ser empujado desde un segundo piso durante una fiesta. “Hay muchas quejas sobre este fiscal. Hace poco archivó la investigación por una violación de una niña. La mamá nos dijo: ‘Es en vano que estén aquí, el culpable se está riendo de mi hijita”.

DOS MUNDOS FRENTE AL ESTADO

La Dirección de Lenguas Indígenas del Ministerio de Cultura se creó hace solo tres años. Su director, Agustín Panizo, urge a desarrollar una política de atención a hablantes de idiomas minoritarios “para que no sean víctimas de vulneración de derechos” por su cultura. “Las lenguas están desapareciendo de nuestra vista, con la consiguiente pérdida de derechos para sus hablantes; esto es lo que más nos preocupa”. Desde 2012, el Ministerio de Cultura ha capacitado y reconocido 305 intérpretes en 36 de los 47 idiomas indígenos hablados en Perú. Pero ninguno de ellos sabe resígaro. Los intérpretes también hacen un trabajo de mediación cultural, para “tratar de que la comunicación entre estos dos mundos pueda darse”, agrega Panizo. 

Fuente: El País
 (Lima - Perú)


lunes, 19 de diciembre de 2016

DESENTIERRAN A TRES «VAMPIROS» MUTILADOS Y TORTURADOS BRUTALMENTE DURANTE LA EDAD MEDIA

HABRÍAN TENIDO CIFOSIS (Joroba)

Un grupo de arqueólogos ha encontrado los restos de tres personas cuyo cadáver fue sometido a todo tipo de rituales extraños para evitar que pudieran escapar de su ataúd si volvían de la «no vida»

Ni el miedo a los vampiros ha nacido gracias a las películas de Hollywood, ni los niños del siglo XXI son los primeros en pasar una noche sin dormir por culpa de estos chupasangres. De hecho, el pavor por estos seres cuenta ya más de mil años. Así lo demuestran los restos de tres personas cuyos restos acaban de ser hallados en Polonia. Y es que, fueron enterrados tras ser sometidos a todo tipo de mutilaciones destinadas a que no volvieran a levantarse en la «no vida».

Tal y como informan varias páginas especializadas como «International Business Times», los restos fueron encontrados en la aldea de Góryca, en Polonia occidental (cerca de la frontera con Alemania). Las tumbas, según han afirmado los arqueólogos, habrían sido excavadas entre los siglos XIII y XIV.

Más concretamente, fueron halladas en las inmediaciones de una antigua catedral gótica y en tres tumbas. Todas ellas independientes y ubicadas de forma desordenada en el cementerio de Górzyca. Y es que, las demás se hallan cuidadosamente ordenadas de este a oeste y los restos de sus cuerpos fueron colocados con las manos cruzadas sobre el pecho.

Enterrados como vampiros
Los arqueólogos han determinado que -entre otras torturas- estas tres personas fueron sometidas a decapitaciones, perforaciones profundas en la columnas vertebral y el sacro, y la introducción de su cabeza entre dos piedras. Unas medidas que fueron ideadas para evitar que los muertos se levantaran tras ser enterrados y se dedicasen a acechar a los vivos.

En palabras de la arqueóloga Lesley Gregoricka (de la Universidad del Sur de Alabama), al menos una de las personas enterradas (la mujer) tuvo cifosis, una extraña condición ósea que le habría producido una prominente joroba en la espalda.

Krzysztof Socha

Es probable que este problema físico hubiese generado un estigma alrededor de la futura víctima y que hubiera llevado a la sociedad a pensar que era un vampiro. La mujer con cifosis fue encontrada enterrada boca abajo y sus rodillas estaban rotas, un ritual habitual en los «no muertos».

Uno de sus acompañantes masculinos en la fosa también podría haber tenido cifosis. Así lo afirma al menos Krzysztof Socha, colega de Gregoricka y perteneciente al Museo de la Fortaleza Kostrzyn de Polonia. Finalmente, el tercer fallecido fue enterrado con la cabeza ubicada entre dos piedras, otra práctica asociada habitualmente al vampirismo.

Otros rituales
Estos no eran los únicos rituales para evitar que los vampiros se levantaran de las tumbas. En los últimos años han sido hallados los restos de algunos presuntos chupasangres cuyos cuellos fueron fijados con una hoz metálica a sus ataúdes para evitar que pudieran escapar si revivían.

Krzysztof Socha


La arqueóloga Lesley Gregoricka ha argumentado que muchos de los «vampiros» enterrados en el período medieval eran en realidad víctimas del cólera. «Se creía que la primera persona que moría de un brote de una enfermedad infecciosa tenía más probabilidades de regresar de entre los muertos como vampiro», escribe en el periódico.  ABC

viernes, 16 de diciembre de 2016

JUEGOS DEL HAMBRE ¿SERA VERDAD TANTA LOCURA?

RUSIA EMITIRÁ UN REALITY COMO LOS «JUEGOS DEL HAMBRE» EN EL QUE ESTARÁ PERMITIDO «VIOLAR, MUTILAR Y MATAR»

El anuncio oficial del espectáculo dice: «Cada concursante da su consentimiento para que puedan ser mutilados, incluso asesinados. 2000 cámaras, 900 hectáreas y 30 vidas»
Que comiencen los primeros «Juegos del hambre»... en Rusia. El país de Putin emitirá un reality show en el que todo está permitido: beber alcohol, pelearse e incluso violar y matar.

El anuncio oficial del espectáculo dice: «Cada concursante da su consentimiento para que puedan ser mutilados, incluso asesinados. 2000 cámaras, 900 hectáreas y 30 vidas». Los jugadores deben firmar un contrato en el que acceden a participar y en el que se especifica que todo está permitido: violar, matar... Eso sí, el documento también establece que la Policía intervendrá en caso de que se salten las leyes... como en cualquier democracia.

Perdidos en Siberia, los participantes deberán sobrevivir al escalofriante reality lidiando con las condiciones del bosque (30 grados bajo cero) y enfrentándose a todo tipo de animales salvajes.

Un total de 30 concursantes participarán en el programa, con un portátil y cuchillos, pero sin pistolas. Sin embargo, tal y como sucede en la película protagonizada por Jennifer Lawrence, los participantes podrán pedir herramientas a los espectadores cada semana.

Los candidatos deben ser mayores de edad y estar «mentalmente sanos», tal y como informa el portal «Deadline». Serán entrenados por los antiguos miembros de la élite militar rusa GRU Spetznaz y participarán en el reality show los que paguen casi 158.000 euros o sean elegidos entre los 60 que se han presentado al programa, que se emitirá desde el 1 de julio de 2017 a abril de 2018.

El responsable de este programa es Yevgeny Pyatkovsky, que quiere emitir el programa en inglés, español, francés, alemán, chino y árabe.

Los espectadores podrán seguir en directo a los jugadores las 24 horas del día a través de internet gracias a las 2000 cámaras acondicionadas en el lugar y a los portátiles que cada jugador llevará consigo.

¿El premio para el ganador? 1,6 millones de euros. Y la vida.

ABC

martes, 13 de diciembre de 2016

UN TRISTE EPISODIO NAVIDEÑO

UN NIÑO ENFERMO MUERE EN LOS BRAZOS DE PAPA NOEL TRAS RECIBIR UN REGALO DE NAVIDAD POR ADELANTADO

El Santa Claus profesional había recibido la llamada urgente de una enfermera que le explicó que el pequeño estaba muy enfermo pensaba que iba a echar de menos la Navidad cuando falleciese

Un Santa Santa Claus profesional de Estados Unidos ha estado a punto de renunciar a su trabajo y dejar de lado su disfraz para siempre debido a la desgarradora experiencia que ha vivido: un niño enfermo al que fue a visitar al hospital murió en la cama, entre sus brazos.

Eric Schmitt-Matzen, de 61 años, de Caryville, en Tennessee, acude a sus citas contento y con una gran sonrisa desde hace nueve años. Lo que más le gusta de su trabajo es ver las caras de emoción de los niños cuando le ven aparecer disfrazado de Papa Noel. «Todos ellos muestran mucha ilusión», ha contado el hombre al canal norteamericano «ABC News». Su labor se convierte así en una experiencia reconfortante. Sin embargo, tras su reciente y sobrecogedor encuentro, Schmitt-Matzen regresó a casa con la cara llena de lágrimas, tanto que conducir se convirtió en una misión imposible. «Tuve que parar varias veces debido porque no podía ver nada, no sabía adónde me dirigía», recuerda.

Este Papa Noel profesional había recibido la llamada urgente de una enfermera de un hospital local. Ella le explicó: «Hay aquí un niño pequeño que está muy mal. Va a morir dentro de poco. Está preocupado porque piensa que va a echar de menos la Navidad cuando se vaya». Al conocer la historia, Schmitt-Matzen no se lo pensó dos veces y acudió al centro médico tan rápido como pudo.

«Me encontré con sus padres y con más seres queridos. Les pedí que por favor me esperasen fuera de la habitación porque quería parecer feliz y jovial. Y que —en el caso de que me acompañasen— si les entraba ganas de llorar, saliesen rápido porque si no, no podría hacer mi trabajo», explica el hombre, que no quiere revelar detalles acerca del hospital o la enfermedad del niño para proteger la intimidad de su familia. Nadie le siguió cuando entró en la estancia.

«¿Qué es lo que he oído por ahí? ¿Qué crees que vas a echar de menos la Navidad?», preguntó al pequeño. Él asintió con la cabeza y Schmitt-Matzen le anunció: «No te preocupes. Los elfos tenían este regalo hecho para ti desde hace mucho tiempo». El Sanat Claus profesional le entregó el presente que los padres del niño habían preparado para su hijo. Cuenta que tuvo que ayudarle a rasgar el papel pero que el pequeño, de cinco años, sonrió al terminar de desenvolverlo. Entonces, «se tumbó, me miró y me dijo: "Me han dicho que voy a morir". Yo le contesté: "¿Me podrías hacer un favor? Cuando llegues al cielo, di que eres el elfo número uno de Santa". "¿De verdad que soy tu elfo número uno?", me preguntó emocionado. Yo le aseguré que sí. Entonces, me preguntó: "Santa, ¿puedes ayudarme?"», relata Schmitt-Matzen. Cuando abrazó al chico, las lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas.

Schmitt-Matzen asegura que ha necesitado dos semanas para recuperarse del impacto y quitarse de la cabeza los ojos del niño mirándole todo el tiempo. Sin ambargo, una vez repuesto, quiere seguir haciendo de la Navidad una época mágica para los niños. «Para ser un buen Santa lo importante es tener sentimientos sinceros; tener una buena barba o un buen "Ho, ho, ho" viene luego», explica Schmitt-Matzen.  ABC