sábado, 18 de agosto de 2018

SOBRE MOAI DEL MUSEO FONCK EN VIÑA DEL MAR


ALCALDE DE RAPA NUI EXIGE DEVOLUCIÓN DE MOÁI UBICADO EN FRONTIS DE MUSEO VIÑAMARINO

El alcalde de Rapa Nui, Pedro Edmunds Paoa, exigió la recuperación del moái que está ubicado en el frontis del Museo Fonck, en Viña del Mar.

La polémica reflota luego de que se informara de las gestiones del Gobierno para recuperar el moai que actualmente está en el Museo Británico de Londres.

Las declaraciones surgen también a propósito de los dichos del concejal de Viña del Mar Jaime Varas, quien aseguró que sería un error llevarse la pieza desde el museo Fonck, argumentando que fue donado por los ancianos rapanui a la ciudad jardín, lo que fue desmentido por Pedro Edmunds Paoa

“Antes de mirar hacía fuera hay que ver lo que pasa en el país”, dijo el jefe comunal de la isla. También manifestó que mientras para el resto del mundo los moái son figuras turísticas, para los rapanui son sus ancestros y deben ser devueltos.

“No vengan a abusar de algo que para nosotros va más allá que la religiosidad, es algo muy espiritual“, dijo la autoridad.

Pese a lo mencionado por el alcalde, el concejal viñamarino Jaime Varas insistió en iniciar gestiones ante el Ministerio de Bienes Nacionales para que el moái no sea retirado del frontis del museo Fonck, por estar arraigado en la comuna y ser un atractivo turístico.

Posible reemplazo
Respecto de este tema, la seremi de Bienes Nacionales, Rosario Pérez, dijo que propondrán a la alcaldesa de Viña del Mar, Virginia Reginato, reemplazar el moai por otro de similares características.

En esa línea, Pérez aseguró que dado el rescate patrimonial internacional, en alusión al caso de Londres, es una buena señal partir por casa, considerando que hay monumentos en otros punto del país, no sólo en Viña del Mar: uno en el Museo Histórico de Quinta Normal, Biblioteca Nacional y La Serena. Incluso este último fue enviado a una feria en Europa hace años, volviendo quebrado sin solución.

El alcalde de Rapa Nui, aseguró además que harán gestiones con los museos privados que también tienen piezas históricas, para poder recuperarlas.

Fuente: biobiochile
Publicado por: Nicolás Parra La información es de: Carmen Paz González







viernes, 10 de agosto de 2018

SOBRE EL MOAI HOA HAKANANAI'A

LA INCREÍBLE HISTORIA DEL MOAI QUE REINO UNIDO “ROBÓ” DE LA ISLA DE PASCUA Y QUE EL GOBIERNO DE CHILE QUIERE DE VUELTA

El moai Hoa Hakananai'a fue extraído de la Isla de Pascua hace 150 años. El 24 de julio pasado Carlos Edmunds, presidente del Consejo de Ancianos de la isla, le entregó una carta al ministro de Bienes Nacionales, quien ratificó su apoyo.

Hay algo muy seguro: en la Isla de Pascua, Hoa Hakananai’a tenía una vista mucho más agradable que la que tiene hoy en el British Museum de Londres.

Cuando los ingleses lo desenterraron hace 150 años, en 1868, el moai de basalto de 2.42m de altura y 4.2 toneladas de peso estaba en una vivienda ceremonial, en la que le daba la espalda al mar y miraba el cráter del volcán Rano Kau, donde en épocas ancestrales los habitantes de la isla nadaban hasta un islote cercano en busca de huevos del pájaro manutara. El que lo lograra primero, sería erigido como persona sagrada de la tribu por un año.

Hoy, el moai Hoa Hakananai’a mira la espalda de miles de turistas que se toman selfies con él en la sala 24 del Museo Británico, que es visitado por casi siete millones de personas por año.

Y ahora, el gobierno chileno quiere que la figura regrese a Chile. El 24 de julio pasado, Carlos Edmunds, presidente del Consejo de Ancianos de la Isla de Pascua le entregó una carta a Felipe Ward, ministro de Bienes Nacionales, quien ratificó su apoyo.

Gobiernos pasados ya intentaron recuperar el moai, pero, según el diario El Mercurio, el Museo Británico se negó y alegó que no lo hacía porque no había un plan de conservación para los moai.

ENTRE LAS MEDIDAS PARA MITIGAR LA EROSIÓN EN LA ISLA, SE DESTINÓ UNA SUBVENCIÓN DE US$400.000 DEL GOBIERNO JAPONÉS PARA CONSTRUIR UN MURO MARINO PARA PROTEGER CIERTAS ZONAS CONTRA LAS OLAS.

Según un informe de The New York Times de marzo pasado, la erosión y el aumento en los niveles del mar han destapado varias tumbas y amenazan a los moai y demás restos arqueológicos de la isla.

Sin embargo, Ward le dijo al diario chileno que “las circunstancias han cambiado y esperamos que eso se exprese en una disponibilidad del museo y del gobierno”.

Camilo Rapu, presidente de la Comunidad Indígena Rapa Nui, le dijo a BBC Mundo que “lo correcto es que el museo pagara el costo del retorno del moai, pero de no ser así, nosotros estamos dispuestos a conseguir recursos para poder traer de vuelta a nuestro moai a su lugar”.

EL MOAI SE ENCUENTRA HOY EN LA SALA 24 DEL MUSEO BRITÁNICO.

Los planes de la comunidad serían llevar al moai al sitio exacto de donde se extrajo, “donde en la actualidad hay un sitio de interpretación para los turistas que llegan a la isla, donde podemos con expertos aplicar la tecnología para poder conservarlo y preservarlo en el tiempo”.

¿Cómo llegó a Inglaterra?
La información sobre las condiciones en que el moai Hoa Hakananai’a estaba en la isla y cómo fue retirado reposa en los diarios de viaje del cirujano John Linton Palmer y el teniente Matthew James Harrison, quienes llegaron a la Isla de Pascua en la fragata británica HMS Topaze, que emprendió una travesía por el Pacífico hasta la Isla de Pascua en 1868.

Sin embargo, ellos no son la única fuente. La arqueóloga Katherine Maria Routledge visitó la isla 58 años después, en 1914, y consiguió información valiosa sobre el moai gracias a que pudo hablar con una mujer Rapa Nui, Victoria Veriamu, que vio cómo se lo llevaron.

En sus diarios, los dos hombres contaron que el moai estaba en el interior de una vivienda de piedra en el centro ceremonial de Orongo, y se encontraba enterrado hasta la cintura.

SE CREE QUE LOS INGLESES DERRIBARON PARTE DE UNA DE ESTAS VIVIENDAS PARA EXTRAER AL MOAI.

Routledge conoció, gracias al relato de la mujer, que el moai estaba decorado con pintura blanca y roja y tenía un cinturón hecho de corteza de árbol alrededor.

Según el libro Among Stone Giants, de Jo Anne Van Tilburg, Routledge oyó de parte de la mujer que los ingleses derribaron parte de la vivienda y la pusieron sobre una plataforma de madera, boca abajo.

Se cree que fue apoyada en almohadas de pasto, y con la ayuda de 60 hombres fue deslizada por una colina de cerca de 91m por un acantilado hasta orillas del mar.

LA ALDEA DE ORONGO, DE DONDE FUE EXTRAÍDO EL MOÁI, ES HOY UN YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO. SITUADO AL SUR-OESTE DE LA ISLA DE PASCUA, ESTÁ EN LA CIMA DEL VOLCÁN RANO KAU. FOTO: GETTY IMAGES

John Linton Palmer confiesa en su diario que la pintura que decoraba al moai se perdió en el trayecto de la balsa entre la playa y la fragata.

Según un artículo del periodista y arqueólogo británico Mike Pitts, el moai fue protegido por un lienzo durante su travesía en el barco. Ese lienzo se puede ver a los pies de la figura en una fotografía que fue tomada en el paso de la fragata por Valparaíso, algún día entre el 24 de noviembre de 1868, cuando regresaron de la Isla de Pascua, y junio o julio de 1869, cuando zarparon de regreso a Inglaterra.

Al llegar a Inglaterra, el 25 de agosto de 1869, el moai fue obsequiado a la reina Victoria, quien lo entregó al Museo Británico.

En un principio,el moai fue puesto afuera, debajo de un pórtico en la entrada principal del museo. En una fotografía que, según Pitts, fue tomada entre 1916 y 1917, se puede ver el moai con excremento de palomas en la cabeza.

AL MENOS SIETE PIEZAS DEL MUSEO BRITÁNICO HAN SIDO SOLICITADAS PARA REPATRIACIÓN: LA PIEDRA ROSETTA (EGIPTO), LOS TABOTS LITÚRGICOS (ETIOPÍA), EL TESORO DEL OXUS (TAJIKISTÁN), EL SUTRA DEL DIAMANTE (CHINA), LOS BRONCES DE BENÍN (NIGERIA), LA CABEZA DE AFRODITA SATALA (ARMENIA) Y LAS ESCULTURAS DEL PARTENÓN (GRECIA).

No fue hasta los peligros que corría por los bombardeos alemanes en la Segunda Guerra Mundial que el moai se ganó su primera entrada a las salas del museo. Allí estuvo hasta 1966, cuando fue llevado a las instalaciones del Departamento de Etnografía, ubicado en Burlington Gardens.

Pero en el año 2000, regresó al Museo Británico, donde en un principio estuvo bajo la cúpula de vidrio de Norman Foster en La Gran Corte del museo, y luego en la sala 24, donde reposa hoy.

Aunque la campaña para el regreso del moai apenas comienza, en la expedición de Routledge, 58 años después de que el moai fuera extraído de la isla, la arqueóloga hizo un retorno simbólico de la imagen.

Para ganarse la confianza de los Rapa Nui, Routledge llevó una fotografía enblanco y negro del moai en el Museo Británico y la puso en el lugar de donde había sido extraído. Jo Anne Van Tilburg cuenta: “todos los Rapa Nui contaban una y otra vez el evento, y por lo menos por un tiempo, Katherine fue relacionada con Hoa Hakananai’a, con su historia y su maná”.

 DATOS CURIOSOS DE UNA PIEZA ÚNICA

·         Se estima que Hoa Hakananai’a fue labrada entre el año 1.000 y 1.200 d. C.

·         Hoa Hakananai’a es una de las 85 esculturas Rapa Nui registradas hasta la fecha talladas en basalto, un tipo de roca de origen volcánico que cubre cerca del 70% de la superficie terrestre.

·         Entre las 57 estatuas que tienen petroglifos, Hoa Hakananai’a es la única que tiene figuras talladas del “Hombre pájaro”, o dios Make Make, una deidad creadora según los Rapa Nui.

·         Hoa Hakananai’a parece haber sido el primer moai extraído de la isla.

·         Hoa Hakananai’a ha sido motivo de inspiración para artistas como Henri Gaudier-Brzeska y Henry Moore, quien dijo en un documental que la estatua lo había impactado desde niño.

·         El Royal Mail emitió seis estampillas en 2003 para conmemorar el 250 aniversario del Museo Británico, entre las que había una que ilustraba al Hoa Hakananai’a.

·         Según el Eastern Island Statue Project existen 10 moais en museos de Europa, Estados Unidos, Chile (en el continente, en Viña del Mar y Coquimbo) y Nueva Zelanda.

·         En 2017, la isla, habitada solo por 6.000 personas, recibió a 100.000 turistas.

Fuente: BBC News

martes, 24 de julio de 2018

SOBRE EL CALENTAMIENTO GLOBAL Y SUS CONSECUENCIAS

Bota hallada junto a los cadáveres del matrimonio Dumoulin, en julio de 2017.  REUTERS

CADÁVERES ATRAPADOS DURANTE DÉCADAS EN GLACIARES SUIZOS SALEN A LA SUPERFICIE POR EL CALENTAMIENTO GLOBAL
Un guía de montaña halló el 14 de julio en el monte Cervino el cuerpo de un escalador japonés
Un guía del monte Cervino (Matterhorn, en alemán), en los Alpes suizos, encontró el pasado 14 de julio el cuerpo de un escalador, identificado días después como un ciudadano japonés de 67 años. Aunque todavía no ha trascendido ni cuándo ni en qué circunstancias desapareció el hombre, el hallazgo no es novedoso: el derretimiento que sufren los glaciares como consecuencia del calentamiento global ha destapado en la última década en Suiza otros cuerpos atrapados durante años en el hielo en una zona en la que unas 280 personas han desaparecido sin dejar rastro alguno desde 1926, según un portavoz de la policía suiza del cantón de Valais, donde se encuentra la montaña.

Hace ahora justo un año, un empleado de la empresa Glacier 3000, que administra los teleféricos en el monte Cervino, encontró mientras paseaba por el glaciar Tsanfleuron los cadáveres congelados en perfecto estado de conservación del matrimonio formado por Marcelin y Francine Dumoulin, desaparecido el 15 de agosto de 1942. Junto a los cuerpos, que vestían ropas de la Segunda Guerra Mundial, fueron hallados un reloj, una mochila y un libro. “Hemos pasado nuestras vidas buscándoles, sin parar”, declaró entonces al periódico Le Matin Marceline Udry-Dumoulin, la hija más joven del matrimonio, que tuvo cinco hijos y dos hijas.

El glaciar alpino Aletsch, también en el cantón de Valais, devolvió en 2012 los cadáveres de los hermanos Johann, Cletus y Fidelis Ebener, de quienes no se tenía noticia desde marzo de 1926, cuando partieron para realizar una expedición en el glaciar. Dos montañeros británicos que recorrían la zona en verano se toparon con restos humanos, botas y equipamiento de montaña, un descubrimiento que resolvió una desaparición ocurrida casi 90 años antes.

Botella hallada junto a los cadáveres del matrimonio Dumoulin. 
En 2014, fueron hallados casi en la cima del monte Cervino los restos de Jonathan Conville, que nunca regresó de la escalada que emprendió por la montaña en 1979. Ese mismo año fue encontrado en un glaciar del cantón de Berna el cadáver de un explorador checo, perdido desde 1974.

Un año después, también en el monte Cervino, un grupo de montañeros se topó con los cuerpos de los japoneses Michio Oikawa y Masayuki Kobayashi, desaparecidos el 18 de agosto de 1970. Según informó entonces la policía suiza, los dos jóvenes japoneses de 22 y 21 años respectivamente habían pasado la noche anterior en un refugio con la intención de ascender por la cara norte de la montaña, cuando “fueron sorprendidos por una tormenta de nieve”. En 2016, fueron descubiertos los restos de un alemán extraviado desde 1963 en el glaciar de Morteratsch, en el cantón de Graubünden.

Desde que existen registros, en 1880, la longitud y el grosor de los glaciares suizos no han dejado de mermar, según GLAMOS, una red integrada por varias universidades suizas y financiada por el Ministerio de Medio Ambiente del país. De acuerdo con sus registros, el glaciar Tsanfleuron ha perdido desde 1884 una longitud de 1.926 metros y el Morteratsch, 2.804 metros desde 1878. En 2017, solo un glaciar conservó su tamaño, mientras que un total de 80 experimentaron nuevos retrocesos. Fuente: El País

sábado, 21 de julio de 2018

LAS MISTERIOSAS MELODÍAS DEL VIOLINISTA DE LA CASA CAMUS

UNA CASONA CON HISTORIA

En el corazón de Antofagasta se levantó a comienzos de siglo XIX una casona que se convirtió en ícono de la ciudad. Pasó por diferentes dueños, pero tres almas decidieron quedarse ahí para siempre.
Luis Camus fue uno de los primeros empresarios mineros de Antofagasta. Su imperio comenzó a expandirse con facilidad por los lugares aledaños, con ello llegó el dinero y el anhelo de afincarse para siempre en esa zona.

Así, escogió la esquina de Avenida Argentina, Bolívar y José Santos Ossa para levantar su fortín. Una vistosa casa de tres pisos que tempranamente quedó sola. Camus falleció en un grave accidente dejando sola a su viuda, Carlota.

Para ayudarse a superar la pena, la mujer trajo a vivir con ella a un sobrino. El niño, afectado por una extraña enfermedad, estaba siempre en el hogar. Su única vía de escape era tocar un viejo violín que se escuchaba en toda la cuadra. Día y noche, el joven mitigaba parte del dolor que vivía la viuda de Camus, hasta que un día los acordes se apagaron para siempre. O al menos, eso parecía.

La muerte del niño enlutó nuevamente a la casa. Al poco tiempo falleció la señora Carlota, dejando el lugar a su suerte, ya que los Camus nunca tuvieron hijos.

Un doctor se hizo cargo de la casa, instalando ahí su consulta médica.

Fue en esos años cuando comenzaron los hechos paranormales. De la nada se oía la melodía de un violín bajando por las escaleras. Los vecinos fueron los primeros en alertarse por los acordes que emergían desde la casa. Rápidamente creció el rumor de que el espíritu del niño aún habitaba la casa.

Con el paso de los años la residencia cambió muchas veces de dueño. También lo hizo de rubro. Fue utilizada como salón de baile por los burgueses de Antofagasta, también se utilizó como un lugar clandestino para el juego, pero adquirió popularidad cuando se convirtió en una casa de remolienda en los 60.

“El Castillito” era el sitio en donde todos iban a olvidar las penas. Fiestas, jarana y furtivos amoríos eran en ocasiones interrumpidos por el sonido de un solitario violín que acompañaba los festejos. Y mientras los habituales aseguraban que no se asustaban por las inexplicables melodías, algunas mujeres expresaban todo su miedo cuando el niño comenzaba su recital.

Pese a todo, la desgracia continúo rondando el hogar. Una cortesana fue asesinada salvajemente por un cliente, quien dejó el cuerpo escondido entre las piezas para no ser descubierto.

Desde día el sobrino de Camus ya no estaba solo como custodio de la casa. El espíritu de la mujer se quedó para encontrar la paz que le fue arrebatada.

Con el cierre del prostíbulo, el sitio volvió al abandono por algunos años. Eso hasta que miembros del Partido Comunista utilizaron las instalaciones como centro de reuniones para luchar contra la Dictadura.

La historia…
Se dice que en esos años hubo otra muerte en la casona. Agentes de seguridad del gobierno habrían asesinado a uno de los opositores.

A la música del violín se sumaron presencias misteriosas que merodeaban por distintos sectores de la casa. Luces y sonidos que hacían retumbar cada habitación fueron la tónica durante el siguiente período de abandono.

Todo hasta que un grupo de arquitectos se enamoró del entorno y adquirió la casa. Refaccionaron el lugar para que volviera a ser admirado por la comunidad, pero los fantasmas no se fueron… y comenzaron a convivir con ellos. Los profesionales aseguran que en ocasiones han escuchado las extrañas presencias, pero eso estuvo lejos de espantarlos.

El triste violín continúa sonando, mientras las otras dos almas que perdieron la vida en el lugar buscan la paz. Así habitan todos en este trozo de historia antofagastina digna de admirar.

Autor: Luis Escares Villa
La Cuarta