martes, 13 de febrero de 2018

POR QUÉ EL MARTES 13 ES UN DÍA DE "MALA SUERTE"

¿USTED QUE PIENSA?

Aunque muchos desafían la superstición y se casan y viajan los martes 13, otros tantos tienen miedo hasta de salir de su casa. De qué se trata el mito y de dónde proviene.

Para gran parte de Latinoamérica y Europa, el Martes 13 es un día de mala suerte. Hasta existe una palabra que designa una fobia a este día: trezidavomartiofobia o triscaidecafobia.

Aunque muchos desafían la superstición y deciden "casarse y embarcarse", muchos más son los que no lo hacen por miedo a que ocurra algo, tanto en España, como Italia y Latinoamérica

Según publicó este diario años atrás, el martes o el viernes no son días elegidos al azar. 

Marte, es el Dios romano de la guerra, por lo cual el día martes está regido por el planeta rojo, el de la destrucción, la sangre y la violencia. Además, la leyenda dice que un día martes 13 se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel. 

Por qué el 13

Por su lado, el número 13 desde la antigüedad fue considerado como de mal augurio ya que en la Última Cena de Jesucristo, 13 fueron los comensales; la Cábala enumera a 13 espíritus malignos, al igual que las leyendas nórdicas; en el Apocalipsis, su capítulo 13 corresponde al anticristo y a la bestia. En el Tarot, este número hace referencia a la muerte. 

Tal es el miedo que en algunas personas provoca el 13, que muchos aeropuertos y hoteles evitan numerar pisos, elevadores y puertas de abordaje con ese número.

Eso sí, las connotaciones negativas que se le dan al martes 13 no tienen fundamentos científicos, por lo cual se debe tener muy claro que sólo se trata de un mito. 

Incluso hay mucha gente que lo ha tomado al revés, por lo cual dentro de sus creencias, lo consideran como un día de buena suerte. Tanto así, que durante ese día muchos apuestan por ese número en los juegos de azar.
Fuente: La Voz


domingo, 11 de febrero de 2018

EXHIBIRÁN PELÍCULAS DE TERROR EN EL CEMENTERIO GENERAL

CINE TOTALMENTE DE MIEDO

Estarán permitidos los snacks, una manta, entre otros. Los cupos son limitados.

Mientras continúa el verano y los chilenos descansan en varios balnearios y playas a lo largo del territorio nacional, algunos se quedaron en sus ciudades debido al trabajo o decidieron no salir de Santiago.

Para quienes se quedaron en la capital, o llegaron a Santiago a pasar sus vacaciones, el Cementerio General propone una "tenebrosa" actividad: noches de películas de terror en las dependencias del camposanto.

La noche de cine y terror comenzó el pasado 6 de febrero y tendrá jornadas de proyección los martes y viernes de todas las semanas de febrero, desde las 21:30 horas. Además, la entrada cuesta 7 mil pesos y solo hay 40 cupos, por lo que los interesados deberán inscribirse en ghostourchile@gmail.com.

Desde la dirección del Cementerio General respondieron a quienes se mostraron en contra de la exhibición de películas en el camposanto, asegurando que "acá se hacen permanentemente obras. Hay esculturas, hay representaciones artísticas recordando a sus propios muertos, y representaciones artísticas recordando a los muertos ilustres que hay acá".

"Nosotros tenemos tours en los que recreamos a los personajes históricos. Alguien podría pensar que eso también es una falta de respeto", dijo a Emol también Raschid Saud, director del cementerio.

Para quienes quieran entrar, se permite el acceso de snacks, una manta, y los mayores de 14 y menores de 18 pueden entrar con un adulto. No está permitido ingresar con bebidas alcohólicas ni drogas.  Ahoranoticias.cl

viernes, 9 de febrero de 2018

LICANTEN, EL PUEBLO DE LA NIÑA EMMELYN CANALES

LA BÚSQUEDA DE TESOROS EN LICANTÉN: LA MISTERIOSA PRÁCTICA DE TURISTAS EN EL PUEBLO DONDE DESAPARECIÓ EMMELYN
Los lugares que están bajo la lupa son Licantén y Vichuquén. A pesar de que la segunda comuna ha explotado el ala turística por las historias de brujas que envuelven la zona, Licantén no se queda atrás y, según testimonios de residentes y turistas, las leyendas son pan de cada día.
Poco es lo que se sabe de Licantén, el pueblo de la pequeña Emmelyn Canales, desaparecida hace ya seis días. Las dudas invaden al abuelo de la niña por creer que el presunto secuestrador, José Navarro, era un brujo. Sin embargo, parece que esta práctica es mucho más común de lo que se cree. 
Los licanteninos tienen la creencia popular de que los tesoros que los españoles robaron al pueblo mapuche fueron enterrados en sus cerros, o así lo cuentan algunos de sus habitantes.
Leyendas no tan leyendas
Este es el tercer verano que Soledad Calquín recibe en una de sus cabañas a un grupo de arqueólogos que llegan a la localidad buscando tesoros. "Se levantan temprano y vuelven en la noche, van a la zona de "Los Cristales", conocida por tener gente trabajando en esta labor, hay piedras brillantes", cuenta a Publimetro la propietaria de Cabañas Rukas Licantén, innovadora propuesta turística donde los visitantes usan vestimentas mapuches y se despiertan con el sonido de la trutruka.

Precisamente ahí es donde el suegro de Jorge Rojas, dueño de la cabaña Andalikan, supuestamente encontró una "pelota de oro". "El suelo de esa zona posee unas piedras blancas y cristalinas, esto quiere decir que hay oro cerca y ahí es donde la gente busca. Mi abuelo lo hacía y varias veces de pequeño me convenció de ir con él", recuerda.

"Son historias que se tejen, porque a alguien le dijeron algo, porque la gente antigua decía esto. Por su puesto que es algo que todos conocen, y todavía hay personas que creen en los tesoros mapuches o incas y se internan en los cerros a buscarlos", asegura Rojas.

"Es algo que se habla siempre durante la once, los turistas hablan sobre eso, las personas me preguntan. La gente tiene inserto en sus mentes que los españoles escondieron sus tesoros. Es algo impregnado en las creencias de la gente, se palpa y se siente", cuenta Calquín.

También "por eso la gente es susceptible a creer y puede ser vulnerada por la ansiedad de encontrar estos tesoros que son parte de la cultura de Licantén", asegura ella, refiriéndose al actuar del abuelo de la niña.

Las autoridades lo niegan
Para Marcelo Fernández (IND), alcalde de Licantén, la zona no posee tales leyendas. "No es una localidad que trabaje en que existan brujos o que tengamos tesoros escondidos, sino lo hubiésemos explotado turísticamente como “la zona de los tesoros escondidos” o “de los brujos”. Este es un tema puntual, local, de esa familia", indica a Publimetro.

Respecto a los tesoros del pueblo mapuche, que la creencia popular están enterrados en los cerros del sector, Fernández es categórico diciendo que "muchos aborígenes podrían haber tenido sus artesanías que quedaron bajo tierra, pero eso ocurre también en otras zonas del país".

Por el lado de Carabineros, el coronel Patricio Salazar indica que no existen denuncias sobre personas desaparecidas por buscar tesoros ni por temas paranormales. "Yo soy de la zona y he escuchado de las leyendas, pero no es un hecho masificado, este es un hecho puntual", aseguró el coronel.

Fuente: Publimetro
             Fresia Ramirez











lunes, 5 de febrero de 2018

SUPUESTO "BRUJO" UTILIZA MITO SUREÑO ....

NIÑA DESAPARECIDA EN LICANTÉN

SUPUESTO SECUESTRADOR UTILIZA EL MITO DE LOS TESOROS ESCONDIDOS EN LA ZONA

Una intensa búsqueda se está realizando en la comuna de Licantén, Región del Maule. Esto, luego de que el sábado se reportara la desaparición Emely Canales Vidal, de 11 años, tras salir de su vivienda en busca de un supuesto tesoro junto a su abuelo y un hombre, cercano a algunos miembros de la familia. Este último es identificado como José Manuel Navarro Labbé, de 31 años, a quien se le imputa el secuestro de la menor de edad. 

jueves, 18 de enero de 2018

MAS SOBRE PIRATAS

PIRATAS EN CHILE

Siete grandes expediciones holandesas recorrieron las costas de nuestro país. En un comienzo, la principal motivación de los expedicionarios fue encontrar una nueva ruta comercial que les permitiera llegar hasta las islas Molucas y adelantarse así en la carrera mercantil. Entre las nuevas rutas comerciales, los holandeses descubrieron el Estrecho de Le Maire y el Cabo de Hornos (Kaap Hoorn). Resuelto este objetivo, la acción de los viajeros se dirigió a desarticular el comercio entre España y sus colonias.

Grabado de Oliver Van Noort, estuvo a cargo de la segunda expedición de holandeses que pasó por Chile, 1598-1601.

Las actividades de los corsarios holandeses a través las costas de Chile, se dirigieron no sólo a la captura de galeones comerciales y el contrabando de mercancías, sino también incluyeron un intento de colonización en Valdivia e, incluso, una alianza con los mapuche.

La isla de Chiloé fue la base de operaciones de los corsarios holandeses; desde allí organizaron los ataques a los diferentes puertos de la Capitanía General de Chile. Las incursiones continuaban en las costas del Perú, buscando los galeones españoles que llevaban hacia la metrópoli todas las riquezas del virreinato.

Después de la expedición de Hendrick Brouwer (1642-1643), los españoles avecindados en Chile pidieron refuerzos al Perú, y ya apertrechados, esperaron un nuevo ataque que nunca sucedió.

Casi un siglo después, Jacobo Roggeveen, luego de merodear por nuestras costas, emprendió rumbo hacia el oeste. Un día de abril de 1722, fecha en que se celebraba Pascua de Resurrección, el corsario holandés, por azar, llegó a una isla en medio del océano, bautizándola como Isla de Pascua. Esta fue la última expedición de la cual se tenga noticia de navegantes holandeses en territorio chileno.

Las incursiones holandesas no dieron los frutos esperados: nunca capturaron un botín importante como esperaban, ni tampoco consiguieron establecerse y formar una colonia, debido a que no contaron con un decidido apoyo de los mapuches. En suma, el peor daño que hicieron a la corona española, fue obligarla a empeñar las riquezas de sus colonias en gastos de defensa. Pero, sin duda, la principal contribución de estos aventureros navegantes fue su aporte al conocimiento geográfico y etnográfico de las regiones meridionales.




lunes, 8 de enero de 2018

LAS LECTURAS SECRETAS DE LOS PIRATAS DE BARBANEGRA

ARQUEÓLOGOS DE CAROLINA DEL NORTE DESCUBREN 16 FRAGMENTOS DE PAPEL ESCONDIDOS DENTRO DE UNO DE LOS CAÑONES DE LA ‘QUEEN ANNE’S REVENGE’

Los piratas no eran (únicamente) unos seres despiadados a los que les encantaba matar y robar. A algunos, al menos los que navegaban en el Queen Anne’s Revenge, el barco que comandaba el mítico Barbanegra, les gustaba leer. Y sus temas preferidos estaban muy vinculados a sus vidas: les encantaban las historias sobre viajes marinos, según revelan 16 pequeños fragmentos de papel que se han conservado de forma sorprendente desde el siglo XVIII hasta nuestros días.

El hallazgo lo han realizado arqueólogos del departamento de Recursos Naturales y Culturales de Carolina del Norte. Los textos estaban guardados dentro de uno de los cañones del buque con el que Edward Teach (alias Barbanegra) aterrorizó a los navíos que circulaban por las rutas marítimas de suministro que iban y venían de las colonias americanas.

Edward Teach (alias Barbanegra) aterrorizó a los navíos que iban y venían de las colonias americanas

El Queen Anne’s Revenge se construyó en Gran Bretaña en 1710 y originalmente se llamaba Concorde. Los franceses robaron la nave para utilizarla para el comercio de esclavos hasta que el capitán Benjamin Hornigold, también pirata, se hizo con él en 1717. Hornigold instaló 20 cañones y Barbanegra puso 20 más cuando se hizo con el comandamiento de la nave.

Solo un año después, en 1718, el buque insignia de Teach se hundió cerca de Beaufort, en Carolina del Norte (EE.UU.), y la tripulación pirata, con su capitán al frente, se trasladó a otro barco llamado Adventure. La nave fue localizada en 1996. Durante la conservación de los artefactos recuperados se descubrieron los 16 pequeños fragmentos de papel. El más grande tenía apenas unos centímetros de largo.
Uno de los fragmentos descubiertos (Department of Natural and Cultural Resources)

“El papel -explican los investigadores- es un material extremadamente raro de encontrar en naufragios, especialmente en uno que ocurrió hace 300 años, porque generalmente se desintegra muy rápidamente bajo el agua”. En esta ocasión, no solo se conservó, si no que los arqueólogos han podido determinar incluso de qué obra formaba parte.

El texto impreso, del que apenas se veían unas pocas palabras, era de una primera edición de 1712 de un libro del marinero Edward Cooke (no el famoso capitán Cook, que no nació hasta 1728), A Voyage to the South Sea, and Round the World, que explica como en 1708 salieron del puerto de Bristol dos naves decididas a explorar el Atlántico, el Pacífico y otros mares del hemisferio sur.

El libro de Cooke era lo que en la época se conocías como una “narrativa de viaje”, una obra que describía las aventuras marítimas de una expedición comandada por el capitán Woodes Rogers, que también publicó un informe de la expedición y quién acabó en 1718 en las Bahamas como gobernador real con la misión de acabar con el dominio de los piratas en la zona.

Las narrativas de viajes fueron literatura muy popular a finales del siglo XVII y comienzos del XVIII, inspirando nuevos viajes tanto reales como ficticios. Las obras de Cooke y Rogers describen, en uno de sus pasajes más famosos. el rescate de Alexander Selkirk, un oficial escocés de la Royal Navy que pasó cuatro años como náufrago en una isla.

La historia de Selkirk fue la inspiración que necesitaba Daniel Defoe para escribir su conocida novela Robinson Crusoe en 1719 de Daniel Defoe. ”Los libros con relatos de viajes habrían sido relativamente comunes en barcos de principios del siglo XVIII, aunque la evidencia arqueológica es extremadamente rara”, apuntan los investigadores.


Uno de los cañones del 'Queen Anne's Revenge'

DAVID RUIZ MARULL
La Vanguardia
Barcelona
España