domingo, 14 de octubre de 2018

CIENTÍFICOS DESCUBREN RESTOS DE UN “ENTIERRO DE UN VAMPIRO” DE LA ANTIGUA ROMA

CADÁVER CON PIEDRA INSERTADA EN LA BOCA


Los restos óseos de un menor de 10 años que fue enterrado con una piedra en la boca, supone un ritual funerario que se realizaba para evitar el contagio de malaria.

El hallazgo del cuerpo de un niño con una piedra insertada en su boca en un antiguo cementerio romano supuso a un equipo de arqueólogos estar frente al ritual conocido como “entierro de un vampiro”, según el cual los cuerpos podían levantarse otra vez de sus tumbas, dijo hoy la Universidad de Arizona.

Los restos óseos fueron descubiertos por arqueólogos de la Universidad de Arizona (UA) y la Universidad de Stanford, junto con arqueólogos italianos, y el tipo de entierro sugiere que se tomaron medidas para prevenir que el menor, posiblemente infectado con malaria, “se levantara” y trasmitiera la enfermedad a los vivos.

Los investigadores creen que la piedra pudo haber sido colocada en su boca como parte de un ritual funerario diseñado para contener la enfermedad y el cuerpo mismo.

El descubrimiento, calificado como “poco usual”, se realizó durante el pasado verano en la comunidad de Lugnano in Teverina, en la región italiana de Umbria, donde el arqueólogo de la UA David Soren lleva supervisando excavaciones arqueológicas desde 1987.

“Nunca había visto algo así. Es extremadamente curioso y extraño”, dijo Soren en un comunicado difundido hoy.

A nivel local, en Italia lo han comenzado a llamar como “El vampiro de Lugnano”.

El descubrimiento tuvo lugar en el Cementerio de los Bebés (La Necropoli dei Bambini), que data de mediados del siglo V, cuando un brote de malaria azotó la zona matando a muchos infantes.

EN LOS RITUALES DE ENTIERRO SE LES PONÍA UNA PIEDRA EN LA BOCA PARA QUE NO SE PROPAGARA EL VIRUS Y PARA QUE NO SE LEVANTARA ENTRE LOS MUERTOS. EFE

Los cuerpos fueron enterrados en el sitio de una villa romana abandonada que se construyó originalmente a finales del siglo primero A.C.

Hasta ahora, los arqueólogos creían que el cementerio estaba diseñado específicamente para bebés, niños pequeños y fetos, pues en excavaciones anteriores de más de 50 entierros una niña de 3 años fue el cuerpo de mayor edad encontrado.

Pero el descubrimiento de este de 10 años, cuya edad se determinó en función del desarrollo dental -el sexo aún no se ha confirmado-, sugiere que el cementerio también podría haber sido utilizado para niños de edad mayor.

David Pickel, director de la excavación, con una maestría de arqueología de la UA y ahora estudiante de doctorado en Stanford, dijo que este descubrimiento tiene el potencial de contarle a los investigadores mucho más sobre la devastadora epidemia de malaria que afectó a Umbria hace casi 1.500 años, así como la respuesta de la comunidad.

“Dada la edad de este niño y su disposición única, con la piedra colocada dentro de su boca, representa en este momento una anomalía dentro de un cementerio. Quizás la brujería fue utilizada como un remedio para controlar la enfermedad”, dijo Pickel.

Entierros similares han sido hallados en otros lugares como Venecia, donde en el 2009 se encontró el cuerpo de una mujer, fallecida en el siglo XVI, con un tabique en la boca. Ahora es conocida como “La vampiresa de Venecia”.

Los arqueólogos regresarán el próximo verano a Lugnano para completar las excavaciones del cementerio y aprender más sobre su historia.  La Tercera

sábado, 13 de octubre de 2018

ALEJANDRO MAGNO: PIONERO DE LA EXPLORACIÓN SUBMARINA


LAS INCREÍBLES LEYENDAS SOBRE LA EXPLORACIÓN SUBMARINA DE ALEJANDRO MAGNO EN BARRILES DE VIDRIO

Es uno de los comandantes militares más célebres de la historia. Nacido en la familia real macedonia en el año 356 a. de C., logró el control de Grecia y conquistó el Imperio Persa, derrotando a su poderoso rey, Darío III.

En su época de máximo apogeo, el imperio de Alejandro Magno se extendía por la Turquía moderna, Siria, Egipto, Irán, Irak, Afganistán, Pakistán y parte de la India.

Como resultado, la cultura y el idioma griegos se difundieron en regiones en las que no habían penetrado antes, y también se le recuerda por haber fundado varias ciudades.

¿Y si Alejandro Magno no fue tan magno?
Durante los últimos 2.000 años, la leyenda de Alejandro ha crecido y ha influenciado a numerosos generales y políticos.

Los libros de historia lo describen como uno de los mayores conquistadores y exploradores de todos los tiempos.

Pero, ¿llevó también ese afán explorador a Alejandro Magno a uno de los lugares más misteriosos e inexplorados de nuestro planeta?

¿EL PRIMER EXPLORADOR SUBMARINO DE LA HISTORIA?
Los relatos sobre la vida y obra de Alejandro Magno están llenos de batallas épicas y paisajes legendarios. En ellos hay también espacio para las aventuras submarinas.

Alejandro Magno ha influenciado a numerosos generales y políticos a lo largo de la historia.
De hecho, se considera que la primera mención de un aparato sumergible la hizo el filósofo Aristóteles, tutor de Alejandro, en el siglo IV a. de C. al aludir a un supuesto evento en el que participó su destacado pupilo.

Cómo era el primer submarino que describió Aristóteles hace 2.300 años y los que vinieron después
Pero la mayor parte de las referencias a las aventuras submarinas de Alejandro se elaboraron durante la Edad Media, ya sea en manuscritos o en obras pictóricas.


En algunos de esos relatos, la curiosidad del que fuera rey de Macedonia, Hegemón de Grecia, Faraón de Egipto y rey de Media y Persia fue la que lo empujó a explorar el fondo del océano.

En otros, fue más bien la estrategia militar y la necesidad de nuevas tácticas para conquistar territorios las que lo empujaron al fondo del mar.

¿Qué dicen algunos de estas leyendas?

LA CADENA Y LA AMANTE
Según una de esas versiones, el gran conquistador se sumergió en el agua en una campana de vidrio y se llevó consigo tres criaturas: un perro, un gato y un gallo.

Dicha campana estaba conectada a una cadena con la cual se sacaba a la superficie. Y Alejandro le confió dicha cadena a su amante más… ¿leal?

Debajo de la superficie de un océano lleno de peces, Alejandro Magno levanta los ojos hacia la pareja de arriba. Sentada en un bote, la amante de Alejandro y su nuevo pretendiente se miran el uno al otro y se toman de la mano.
Su amante tenía a la vez un pretendiente que la persuadió de que se fugase con él y arrojó la cadena al mar.

Con la cadena en el fondo del océano, Alejandro tuvo que idear su propio escape.

EL BARRIL DE VIDRIO
Entre los años 331 y 332 a. C., Alejandro Magno se las tuvo que ingeniar para entrar en la isla de Tiro-al sur del actual Líbano- fuertemente fortificada.

Después de que los tirios le negaran la entrada, el conquistador puso a la isla bajo sitio durante meses.
Alejandro se hizo famoso por sus conquistas.

Según algunos estudios, Alejandro ordenó a sus hombres construir una calzada de sedimentos para unir la isla al continente.

Sin embargo, una y otra vez los tirios repelían los ataques del ejército de Alejandro, quien se dio cuenta de que necesitaba una armada si quería penetrar las defensas de Tiro.

Finalmente, reunió una gran flota que logró entrar en la isla. Miles de tirios fueron ejecutados o vendidos como esclavos por atreverse a desafiarlo.

Pero según un manuscrito medieval, durante el sitio de Tiro, el gran general griego construyó un barril completamente hecho de vidrio, en el cual podría sumergirse por algún tiempo y regresar a la superficie completamente seco.

En esta ilustración medieval, Alejandro Magno aparece sumergido dentro de un barril de vidrio.
Según esa leyenda, Alejandro viajó en esa cámara sumergible entre su flota y habría quedado tan impresionado que ordenó la producción de esos barriles de vidrio para sus marineros durante el asedio a la isla.

Los hechos son un poco oscuros, pues provienen de versos apócrifos e ilustraciones antiguas.

Pero la idea de un recipiente invertido o campana que atrapara el aire debajo del agua y permitiera la exploración del lecho marino por su ocupante hasta que se acabara el oxígeno no fue una invención literaria: este sistema de campana sumergible fue utilizado durante siglos por pescadores de esponjas en el mar Egeo.

Otra cosa es que Alejandro, además de sus increíbles conquistas, haya sido también el primer explorador submarino de la historia. Pero, en cualquier caso, su leyenda nos dejó hermosos relatos e ilustraciones.

Alejandro Magno murió en Babilonia en junio del 323 a. C, con tan solo 32 años.

Y al igual que su vida, también su muerte está rodeada de cierta leyenda.

Algunos relatos sugieren que fue asesinado, posiblemente con veneno. Pero es más probable que haya contraído una fiebre mortal, probablemente malaria, después de años de batallas.

Redacción
BBC News Mundo

martes, 2 de octubre de 2018

¿FANTASMA?


 ESCALOFRIANTE REGISTRO: GUARDIA DE SEGURIDAD ASEGURA QUE VIO UN FANTASMA Y NADIE LE CREYÓ HASTA QUE LE MOSTRÓ A TODOS LA GRABACIÓN
Más de dos millones de personas han visto la publicación.

Jay Brown, un guardia estadounidense que trabaja en Chicago, vivió uno de los momentos más terroríficos de su vida luego de ver un fantasma mientras estaba de turno en la noche en un colegio.

Según consigna el "Daily Star" al otro día el hombre le contó lo sucedido a sus colegas, jefes, amigos y familias, pero nadie le creyó.

Aburrido de las burlas, decidió ir a pedir una copia de la grabación de las cámaras de seguridad y allí encontró el momento exacto de cuando vio el espectro.

Tras esto, en vez de ir a mostrárselo uno a uno a quienes se rieron de él, decidió que lo mejor era compartirlo en su perfil de Facebook. Esto permitió que el registro se convirtiera en viral.

En ella se ve como Brown está tranquilamente sentado en su puesto hasta que una especie de figura esférica blanca pasa cerca de su mesa, lo cual asusta al hombre.

Más de dos millones de personas han reproducido el video, creyéndole varios ahora al guardia. Eso sí, varios también dudan de la veracidad de la grabación, indicando que es falsa.


Por Christian Monzón
Publimetro

domingo, 30 de septiembre de 2018

HALLAN EN SUDÁFRICA EL DIBUJO A LÁPIZ MÁS ANTIGUO DEL MUNDO

 Se trata de unas líneas de color rojo que se entrecruzan, dibujadas con un lápiz de ocre sobre un fragmento de roca silícea, y que preceden de al menos 30.000 años.

Los investigadores anunciaron el miércoles el hallazgo en una cueva de Sudáfrica del dibujo a lápiz más antiguo conocido hasta la fecha, de 73.000 años.

Se trata de unas líneas de color rojo que se entrecruzan, dibujadas con un lápiz de ocre sobre un fragmento de roca silícea, y que preceden de al menos 30.000 años los dibujos de este tipo más antiguos conocidos hasta ahora, subraya un estudio publicado por la revista Nature.

Existen en cambio grabados más antiguos, recuerda el arqueólogo Franceso D’Errico, uno de los autores de la publicación, como un “zigzag” grabado en una concha, hallado en Java (Indonesia) y fechado de hace más de 540.000 años, sin duda realizado por el Homo Erectus.

El dibujo a lápiz fue hallado en la pequeña cueva de Blombos, situada a 300 km al este de Ciudad del Cabo y escenario de hallazgos de varios objetos trabajados por el hombre moderno (grabados, utensilios).

El fragmento de roca silícea de 4 cm de largo proviene de una capa arqueológica fechada de hace 73.000 años y en uno de sus lados se halla el dibujo compuesto por nueve finas líneas entrecruzadas.

“VOCACIÓN SIMBÓLICA”
¿Cómo saber si fueron dibujadas adrede por los humanos? ¿Y con qué exactamente? El equipo llevó a cabo una serie de experimentos para tratar de reproducir las líneas.

“Los resultados indican que las líneas fueron trazadas de forma deliberada con un lápiz de ocre puntiagudo, sobre una superficie alisada previamente mediante frotamiento”, subrayó el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) de Francia, del que D’Errico es director de investigación.

La punta debía de medir entre 1 y 3 milímetros de ancho.

El fragmento de roca “formaba parte de un objeto mayor, quizás una muela para producir polvo de ocre”, según D’Errico.

El hallazgo del dibujo es además “interesante porque en las mismas capas arqueológicas, el equipo ya había hallado dibujos parecidos grabados sobre fragmentos de ocre con puntas de piedra”.

“Es la primera vez que vemos el mismo motivo reproducido en soportes diferentes, con técnicas diferentes”, agregó el experto.

“Esto refuerza la idea” de que las líneas entrecruzadas era un concepto que existía entre los cazadores-recolectores. Seguramente tenían una “vocación simbólica”. “Pero muy seguramente, no lo consideraban como una forma de arte”, indicó D’Errico. Agencias

martes, 18 de septiembre de 2018

¿DÓNDE ESTÁN LAS OTRAS PIEZAS ARQUEOLÓGICAS DE RAPA NUI?:

AL MENOS 20 MOAIS FUERON SACADOS DE LA ISLA Y LLEVADOS A DIFERENTES PARTES DEL MUNDO

Repartidos por Londres, Francia, Nueva Zelanda y Estados Unidos. Fragmentos arqueológicos de Rapa Nui han sido repartidos, algunos como regalos por parte de la embajada chilena, a diferentes partes del mundo.

Al menos 20 moais y 25 tablillas rongorongo originales de Rapa Nui se encuentran repartidos por diferentes partes del mundo, estimaron preliminarmente la Comunidad Mau Henua.

El presidente de la comunidad anteriormente mensionada, Camilo Rapu señaló que “desde hace siglos la comunidad Rapa Nui ha sufrido el saqueo de piezas arqueológicas y ceremoniales”, los cuales “lamentablemente, todos los actos que podríamos calificar como apropiación indebida, se han ocultado bajo el manto histórico de supuestas cesiones, regalos y misteriosas apariciones en los lugares en donde hoy se exhiben”.

En cuanto a moai, hay que recordar el caso del Hoa Hananai’a, que se encuentra en el Museo Británico de Londres del cual ya se están realizando gestiones para que vuelva a la isla. Según detalla Camilo Rapu se trató de un regalo para la Reina Victoria y terminó siendo donado al museo.

Según detalla la Comunidad Mau Henu, hay una cabeza de moai en el Museo del Hombre de París. Esto habría sido obtenido en 1872 luego de que ciudadanos franceses derribaran los moais del ahu Viahu. “En la oportunidad destruyeron un moai para cortar su cabeza y llevársela”, cuenta Camilo.

Así como también existe una cabeza de 1.70 metros de altura en el museo de Louvre de Paris, que tiene una data de los siglos XI y XV. “Esto habría llegado ahí por un regalo del Gobierno de Chile en 1935”, detallaron.

En el Museo Real de Bellas Artes en Bruselas se encontraría otro moai llamado Pou Hakanononga, que habría sido obtenido luego de que entre 1934 y 1935, durante una expedición de Francia y Béliga se llevaran varios objetos de la isla, entre ellos este moai.

La comunidad también cuenta la cabeza de un moai que fue llevado en 1886 por un buque estadounidense al Smithsonian Museum of Natural History que se encuentra en Washington D.C, Estados Unidos. En esta exposición además se encuentran dos tablillas rongorongo.

En Estados Unidos también se encuentra una cabeza cortada en el ahu O’Pepe de 1.19 metros de alto y que se realizó en los siglos XII y XVII que habría sido un regalo de la Embajada de Chile a EE.UU. Dicha arqueología se encontraría en el Metropolitan Museom of Art de Nueva York.

En Nueva Zelanda también habría una cabeza de moai que, en algún momento, estuvo en Tahití, detalla Camilo.

Mientras que en Bélgica, en la Biblioteca de la Universidad Católica de Lovaina, se guarda la tablilla Keiti.

Ante todos estos antecedentes, la comunidad hace un llamado y “apelamos a la buena voluntad de los países y las instituciones públicas y privadas para que colaboren en la restitución de estas piezas originales a nuestra isla” y la “intención es entregar replicas en diseños propios de la isla, elaborados por artistas de Rapa Nui”.  Agencias.




lunes, 10 de septiembre de 2018

EN INTERNET: CLARA, UNA MUJER VIAJERA EN EL TIEMPO


HACE IMPACTANTES DECLARACIONES

Las declaraciones de la mujer quedaron registradas en video. Ella afirma que proviene del año 3780. 

En un video que circula en internet, una mujer afirma venir del año 3780. Miles de cibernautas se han quedado anonadados al escuchar las declaraciones de ‘Clara’, quien asevera ser una ‘viajera del tiempo’.

Al inicio del video una reportera indica que para poder realizar la entrevista a ‘Clara’, ambas tuvieron que encontrarse en lugar secreto.

‘Clara’ señala que gracias a la ciencia se puede recorrer el futuro y saber qué nuevos objetos serán parte del ser humano. En la entrevista la mujer asevera que las fuerzas militares de su país tienen los equipos y el conocimiento adecuado para viajar en el tiempo.

 “Simplicidad, es la única palabra que puedo asociar con el viaje en el tiempo, en mi opinión, el estilo de trabajo del navegador de Internet de un avión es más complicado que separar el tiempo”, aseguró la extraña mujer en sus declaraciones.

Entre las revelaciones más espeluznantes de la 'viajera del tiempo' está que en los próximos años estaremos sometidos a grandes masas de robots quienes son los causantes de las guerras. Además habrá batallas donde ella asegura vio cientos de cadáveres y restos de robots. La mujer también muestra objetos durante el video.

Fuente y video: 

sábado, 8 de septiembre de 2018

TRAS LAS HUELLAS DE AKAKOR Y AKAHIM

INTERESANTE TEMÁTICA EXPUESTA

Una interesante exposición bajo la denominación de: Tras las huellas de Akakor y Akahim - La tradición de los Ugha Mongulala - fue presentada el Jueves 6 de Septiembre en le Circulo de Oficiales en Retiro de las Fuerzas Armadas. El profesor Rafael Videla Eissmann hizo un amplio recorrido sobre esta temática muy poco conocida en Chile, excepto por un público muy especializado y lectores de este tema de las investigaciones de Eric Von Daniken y  de Karl Brugger con su libro Crónicas de Akakor que fue ampliamente divulgado en Europa.

La existencia de una supuesta tribu que habita en la selva del Amazonas en Brasil, Los Ugha Mongulala y que contiene más de 15 mil años de historia, desde la llegada de sus Dioses civilizadores hasta la década de los 70′s en nuestra época es la esencia principal de esta historia.  Originalmente fueron escritos en el lenguaje de sus Maestros Antiguos (Dioses) sobre cortezas de árboles. Los relatos fueron transmitidos en forma oral por el príncipe de la tribu, Tatunca Nara, al periodista alemán Karl Brugger que se encontraba trabajando en Brasil, quien grabó todo el relato en cintas magnetofónicas y posteriormente escribió y publicó el libro en 1976.

La complejidad de la historia misma, sus componentes y personajes, hasta quienes participaron activamente, más la mezcla de asociar simbologías y extractos de otras civilizaciones, más la existencia de una ciudad subterránea en plena jungla hacen que las crónicas  sean altamente atractivas y que hasta el día de hoy no haya claridad,  y algunos aspectos oscuros de la misma no hayan sido  opacados con el paso del tiempo.

Fue alentador encontrar espíritus inquietos en el  hermoso Palacios Ríos donde se desarrollo este encuentro, en plena Avda. Bernardo O' Higgins de Santiago

En la imagen:
Los investigadores  Sergio Alcayaga y Raúl Núñez del IIEE, al centro Nelson  Gutiérrez investigador del CIO y estudioso del exorcismo en Chile.

Fuente:
Rubén Hernández








lunes, 27 de agosto de 2018

KATHERINE JOHNSON, GENIO MATEMATICO


LA MUJER QUE HIZO LOS IMPRESCINDIBLES CÁLCULOS PARA LLEVAR AL HOMBRE A LA LUNA CUMPLE 100 AÑOS

Johnson trabajó en el centro Langley hasta 1989, tiempo durante el que participó en proyectos como el del transbordador Space Shuttle

La mujer que hizo los imprescindibles cálculos para llevar al hombre a la Luna cumple 100 años

El astronauta del Apolo 17 Harrison Schmitt usa una bola para atrapar muestras lunares en diciembre de 1972. Cintas de datos lunar recientemente restauradas muestran que la actividad de los astronautas de Apolo calienta ligeramente la superficie de la luna. (NASA)

A Katherine Johnson, que mañana cumple 100 años, le encantaba contar, de hecho lo contaba todo, hasta los platos que lavaba, y fue su maravillosa capacidad para el cálculo lo que ayudó a poner en órbita el Apolo XI, que llevó por primera vez al hombre a la Luna.

Las grandes misiones científicas son fruto del esfuerzo combinado de grandes equipos en los que todas las aportaciones cuentan, como la de Johnson y otras mujeres afroamericanas, cuya labor en la NASA fue durante años desconocida para el gran público, hasta la llegada de la película Hidden Figures (Figuras ocultas, 2016).

Ella fue una de las mujeres negras que formaban un equipo en el Centro de Investigación Langley para calcular la trayectoria de los primeros lanzamientos espaciales, unas operaciones que hoy hacen los ordenadores, pero en los años sesenta los “ordenadores llevaban falda”, según sus palabras recogidas en los numerosos documentos que la Nasa le dedica en su web.


Katherine G. Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson, tres mentes brillantes que lucharon para hacerse valer en la NASA en sus representaciones en el cine. (20th century fox)

Fueron sus cálculos los que ayudaron a que la misión Apolo XI llegara a buen puerto y a que Neil Armstrong pisara la Luna (1969), pero también los que fijaron la trayectoria del primer viaje al espacio de un estadounidense, Alan Shepard (1961).

Cuando la NASA empezó a usar ordenadores para la misión en que John Gleen orbitó la Tierra por primera vez (1962), le pidieron verificar los cálculos de la máquina. “Si ella dice que son buenos, entonces estoy listo para ir”, dijo el astronauta, según recuerda Johnson.

De hecho, la Nasa reconoce en su web que “no habría podido hacer esas cosas sin Katherine Johnson y su amor por las matemáticas”.

Johnson fue una niña curiosa y brillante nacida el 26 de agosto de 1918 en White Sulphur Springs (Virginia, EE.UU), que a los 10 años ya cursaba secundaria. Entró en la Universidad estatal de West Virginia donde se graduó en Matemáticas y francés con los máximos honores en 1937 y aceptó un trabajo como maestra en una escuela pública para negros.

”Siempre estaba alrededor de gente que estaba aprendiendo cosas -señala-, me encanta aprender. Aprendes si quieres”.

La vida tomaría un nuevo derrotero para Johnson cuando en 1952 un familiar le dijo que había puestos en la sección de computación del ala oeste (donde trabajaban los afroamericanos) del Laboratorio Langley de la NACA -predecesora de la Nasa- por lo que ella y su marido decidieron mudarse a Hampton, en Virginia.

Mujer decidida y con dotes de liderazgo, no se limitó a hacer cálculos sino que pidió asistir a las reuniones con los ingenieros, algo inédito para una mujer y afroamericana, pero finalmente lo consiguió, con lo que fue abriéndose camino y ganándose el respeto de sus compañeros.

Corrían los años cincuenta y las leyes de la segregación racial, aunque Johnson asegura que “no tenía tiempo para eso” y recuerda lo que su padre le enseñó: “eres tan buena como cualquiera en esta ciudad, pero no eres mejor. No tengo un sentimiento de inferioridad. Nunca lo había hecho. Soy tan buena como cualquiera, pero no mejor”.

Tampoco sintió la segregación en su trabajo. “Allí investigabas. Tenías una misión y trabajabas en ella”, aunque, por ejemplo, cuando empezó a trabajar con blancos sus compañeros le exigieron usar una cafetera distinta.

Esa es una de las historias que refleja el libro “Hidden Figures”, de Margot Lee Shetterly, en el que se basó la película del mismo nombre y que rescató del anonimato popular a Johnson y dos de sus compañeras, Dorothy Vaughan y Mary Jackson, interpretadas por Taraji Henson, Octavia Specer y Janelle Monáe, respectivamente.

Johnson trabajó en el centro Langley hasta 1989, tiempo durante el que participó en proyectos como el del transbordador Space Shuttle y fue autora o coautora de más de una veintena de informes científicos.

Una larga carrera que fue celebrada en 2015 cuando, ya con 97 años, recibió de manos del entonces presidente estadounidense, Barack Obama, la Medalla presidencial de la Libertad, que es la condecoración civil más importante del país. Y el año pasado la Nasa le dio su nombre a un nuevo centro de investigación computacional.

Johnson, que mañana cumplirá un siglo, es defensora del trabajo duro, pero sobre todo de disfrutar de él. “Yo fui a trabajar contenta cada día durante 33 años. Nunca me levanté un día y dije: no quiero ir a trabajar”.

La Vanguardia 25.08.2018

sábado, 18 de agosto de 2018

SOBRE MOAI DEL MUSEO FONCK EN VIÑA DEL MAR


ALCALDE DE RAPA NUI EXIGE DEVOLUCIÓN DE MOÁI UBICADO EN FRONTIS DE MUSEO VIÑAMARINO

El alcalde de Rapa Nui, Pedro Edmunds Paoa, exigió la recuperación del moái que está ubicado en el frontis del Museo Fonck, en Viña del Mar.

La polémica reflota luego de que se informara de las gestiones del Gobierno para recuperar el moai que actualmente está en el Museo Británico de Londres.

Las declaraciones surgen también a propósito de los dichos del concejal de Viña del Mar Jaime Varas, quien aseguró que sería un error llevarse la pieza desde el museo Fonck, argumentando que fue donado por los ancianos rapanui a la ciudad jardín, lo que fue desmentido por Pedro Edmunds Paoa

“Antes de mirar hacía fuera hay que ver lo que pasa en el país”, dijo el jefe comunal de la isla. También manifestó que mientras para el resto del mundo los moái son figuras turísticas, para los rapanui son sus ancestros y deben ser devueltos.

“No vengan a abusar de algo que para nosotros va más allá que la religiosidad, es algo muy espiritual“, dijo la autoridad.

Pese a lo mencionado por el alcalde, el concejal viñamarino Jaime Varas insistió en iniciar gestiones ante el Ministerio de Bienes Nacionales para que el moái no sea retirado del frontis del museo Fonck, por estar arraigado en la comuna y ser un atractivo turístico.

Posible reemplazo
Respecto de este tema, la seremi de Bienes Nacionales, Rosario Pérez, dijo que propondrán a la alcaldesa de Viña del Mar, Virginia Reginato, reemplazar el moai por otro de similares características.

En esa línea, Pérez aseguró que dado el rescate patrimonial internacional, en alusión al caso de Londres, es una buena señal partir por casa, considerando que hay monumentos en otros punto del país, no sólo en Viña del Mar: uno en el Museo Histórico de Quinta Normal, Biblioteca Nacional y La Serena. Incluso este último fue enviado a una feria en Europa hace años, volviendo quebrado sin solución.

El alcalde de Rapa Nui, aseguró además que harán gestiones con los museos privados que también tienen piezas históricas, para poder recuperarlas.

Fuente: biobiochile
Publicado por: Nicolás Parra La información es de: Carmen Paz González







viernes, 10 de agosto de 2018

SOBRE EL MOAI HOA HAKANANAI'A

LA INCREÍBLE HISTORIA DEL MOAI QUE REINO UNIDO “ROBÓ” DE LA ISLA DE PASCUA Y QUE EL GOBIERNO DE CHILE QUIERE DE VUELTA

El moai Hoa Hakananai'a fue extraído de la Isla de Pascua hace 150 años. El 24 de julio pasado Carlos Edmunds, presidente del Consejo de Ancianos de la isla, le entregó una carta al ministro de Bienes Nacionales, quien ratificó su apoyo.

Hay algo muy seguro: en la Isla de Pascua, Hoa Hakananai’a tenía una vista mucho más agradable que la que tiene hoy en el British Museum de Londres.

Cuando los ingleses lo desenterraron hace 150 años, en 1868, el moai de basalto de 2.42m de altura y 4.2 toneladas de peso estaba en una vivienda ceremonial, en la que le daba la espalda al mar y miraba el cráter del volcán Rano Kau, donde en épocas ancestrales los habitantes de la isla nadaban hasta un islote cercano en busca de huevos del pájaro manutara. El que lo lograra primero, sería erigido como persona sagrada de la tribu por un año.

Hoy, el moai Hoa Hakananai’a mira la espalda de miles de turistas que se toman selfies con él en la sala 24 del Museo Británico, que es visitado por casi siete millones de personas por año.

Y ahora, el gobierno chileno quiere que la figura regrese a Chile. El 24 de julio pasado, Carlos Edmunds, presidente del Consejo de Ancianos de la Isla de Pascua le entregó una carta a Felipe Ward, ministro de Bienes Nacionales, quien ratificó su apoyo.

Gobiernos pasados ya intentaron recuperar el moai, pero, según el diario El Mercurio, el Museo Británico se negó y alegó que no lo hacía porque no había un plan de conservación para los moai.

ENTRE LAS MEDIDAS PARA MITIGAR LA EROSIÓN EN LA ISLA, SE DESTINÓ UNA SUBVENCIÓN DE US$400.000 DEL GOBIERNO JAPONÉS PARA CONSTRUIR UN MURO MARINO PARA PROTEGER CIERTAS ZONAS CONTRA LAS OLAS.

Según un informe de The New York Times de marzo pasado, la erosión y el aumento en los niveles del mar han destapado varias tumbas y amenazan a los moai y demás restos arqueológicos de la isla.

Sin embargo, Ward le dijo al diario chileno que “las circunstancias han cambiado y esperamos que eso se exprese en una disponibilidad del museo y del gobierno”.

Camilo Rapu, presidente de la Comunidad Indígena Rapa Nui, le dijo a BBC Mundo que “lo correcto es que el museo pagara el costo del retorno del moai, pero de no ser así, nosotros estamos dispuestos a conseguir recursos para poder traer de vuelta a nuestro moai a su lugar”.

EL MOAI SE ENCUENTRA HOY EN LA SALA 24 DEL MUSEO BRITÁNICO.

Los planes de la comunidad serían llevar al moai al sitio exacto de donde se extrajo, “donde en la actualidad hay un sitio de interpretación para los turistas que llegan a la isla, donde podemos con expertos aplicar la tecnología para poder conservarlo y preservarlo en el tiempo”.

¿Cómo llegó a Inglaterra?
La información sobre las condiciones en que el moai Hoa Hakananai’a estaba en la isla y cómo fue retirado reposa en los diarios de viaje del cirujano John Linton Palmer y el teniente Matthew James Harrison, quienes llegaron a la Isla de Pascua en la fragata británica HMS Topaze, que emprendió una travesía por el Pacífico hasta la Isla de Pascua en 1868.

Sin embargo, ellos no son la única fuente. La arqueóloga Katherine Maria Routledge visitó la isla 58 años después, en 1914, y consiguió información valiosa sobre el moai gracias a que pudo hablar con una mujer Rapa Nui, Victoria Veriamu, que vio cómo se lo llevaron.

En sus diarios, los dos hombres contaron que el moai estaba en el interior de una vivienda de piedra en el centro ceremonial de Orongo, y se encontraba enterrado hasta la cintura.

SE CREE QUE LOS INGLESES DERRIBARON PARTE DE UNA DE ESTAS VIVIENDAS PARA EXTRAER AL MOAI.

Routledge conoció, gracias al relato de la mujer, que el moai estaba decorado con pintura blanca y roja y tenía un cinturón hecho de corteza de árbol alrededor.

Según el libro Among Stone Giants, de Jo Anne Van Tilburg, Routledge oyó de parte de la mujer que los ingleses derribaron parte de la vivienda y la pusieron sobre una plataforma de madera, boca abajo.

Se cree que fue apoyada en almohadas de pasto, y con la ayuda de 60 hombres fue deslizada por una colina de cerca de 91m por un acantilado hasta orillas del mar.

LA ALDEA DE ORONGO, DE DONDE FUE EXTRAÍDO EL MOÁI, ES HOY UN YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO. SITUADO AL SUR-OESTE DE LA ISLA DE PASCUA, ESTÁ EN LA CIMA DEL VOLCÁN RANO KAU. FOTO: GETTY IMAGES

John Linton Palmer confiesa en su diario que la pintura que decoraba al moai se perdió en el trayecto de la balsa entre la playa y la fragata.

Según un artículo del periodista y arqueólogo británico Mike Pitts, el moai fue protegido por un lienzo durante su travesía en el barco. Ese lienzo se puede ver a los pies de la figura en una fotografía que fue tomada en el paso de la fragata por Valparaíso, algún día entre el 24 de noviembre de 1868, cuando regresaron de la Isla de Pascua, y junio o julio de 1869, cuando zarparon de regreso a Inglaterra.

Al llegar a Inglaterra, el 25 de agosto de 1869, el moai fue obsequiado a la reina Victoria, quien lo entregó al Museo Británico.

En un principio,el moai fue puesto afuera, debajo de un pórtico en la entrada principal del museo. En una fotografía que, según Pitts, fue tomada entre 1916 y 1917, se puede ver el moai con excremento de palomas en la cabeza.

AL MENOS SIETE PIEZAS DEL MUSEO BRITÁNICO HAN SIDO SOLICITADAS PARA REPATRIACIÓN: LA PIEDRA ROSETTA (EGIPTO), LOS TABOTS LITÚRGICOS (ETIOPÍA), EL TESORO DEL OXUS (TAJIKISTÁN), EL SUTRA DEL DIAMANTE (CHINA), LOS BRONCES DE BENÍN (NIGERIA), LA CABEZA DE AFRODITA SATALA (ARMENIA) Y LAS ESCULTURAS DEL PARTENÓN (GRECIA).

No fue hasta los peligros que corría por los bombardeos alemanes en la Segunda Guerra Mundial que el moai se ganó su primera entrada a las salas del museo. Allí estuvo hasta 1966, cuando fue llevado a las instalaciones del Departamento de Etnografía, ubicado en Burlington Gardens.

Pero en el año 2000, regresó al Museo Británico, donde en un principio estuvo bajo la cúpula de vidrio de Norman Foster en La Gran Corte del museo, y luego en la sala 24, donde reposa hoy.

Aunque la campaña para el regreso del moai apenas comienza, en la expedición de Routledge, 58 años después de que el moai fuera extraído de la isla, la arqueóloga hizo un retorno simbólico de la imagen.

Para ganarse la confianza de los Rapa Nui, Routledge llevó una fotografía enblanco y negro del moai en el Museo Británico y la puso en el lugar de donde había sido extraído. Jo Anne Van Tilburg cuenta: “todos los Rapa Nui contaban una y otra vez el evento, y por lo menos por un tiempo, Katherine fue relacionada con Hoa Hakananai’a, con su historia y su maná”.

 DATOS CURIOSOS DE UNA PIEZA ÚNICA

·         Se estima que Hoa Hakananai’a fue labrada entre el año 1.000 y 1.200 d. C.

·         Hoa Hakananai’a es una de las 85 esculturas Rapa Nui registradas hasta la fecha talladas en basalto, un tipo de roca de origen volcánico que cubre cerca del 70% de la superficie terrestre.

·         Entre las 57 estatuas que tienen petroglifos, Hoa Hakananai’a es la única que tiene figuras talladas del “Hombre pájaro”, o dios Make Make, una deidad creadora según los Rapa Nui.

·         Hoa Hakananai’a parece haber sido el primer moai extraído de la isla.

·         Hoa Hakananai’a ha sido motivo de inspiración para artistas como Henri Gaudier-Brzeska y Henry Moore, quien dijo en un documental que la estatua lo había impactado desde niño.

·         El Royal Mail emitió seis estampillas en 2003 para conmemorar el 250 aniversario del Museo Británico, entre las que había una que ilustraba al Hoa Hakananai’a.

·         Según el Eastern Island Statue Project existen 10 moais en museos de Europa, Estados Unidos, Chile (en el continente, en Viña del Mar y Coquimbo) y Nueva Zelanda.

·         En 2017, la isla, habitada solo por 6.000 personas, recibió a 100.000 turistas.

Fuente: BBC News

martes, 24 de julio de 2018

SOBRE EL CALENTAMIENTO GLOBAL Y SUS CONSECUENCIAS

Bota hallada junto a los cadáveres del matrimonio Dumoulin, en julio de 2017.  REUTERS

CADÁVERES ATRAPADOS DURANTE DÉCADAS EN GLACIARES SUIZOS SALEN A LA SUPERFICIE POR EL CALENTAMIENTO GLOBAL
Un guía de montaña halló el 14 de julio en el monte Cervino el cuerpo de un escalador japonés
Un guía del monte Cervino (Matterhorn, en alemán), en los Alpes suizos, encontró el pasado 14 de julio el cuerpo de un escalador, identificado días después como un ciudadano japonés de 67 años. Aunque todavía no ha trascendido ni cuándo ni en qué circunstancias desapareció el hombre, el hallazgo no es novedoso: el derretimiento que sufren los glaciares como consecuencia del calentamiento global ha destapado en la última década en Suiza otros cuerpos atrapados durante años en el hielo en una zona en la que unas 280 personas han desaparecido sin dejar rastro alguno desde 1926, según un portavoz de la policía suiza del cantón de Valais, donde se encuentra la montaña.

Hace ahora justo un año, un empleado de la empresa Glacier 3000, que administra los teleféricos en el monte Cervino, encontró mientras paseaba por el glaciar Tsanfleuron los cadáveres congelados en perfecto estado de conservación del matrimonio formado por Marcelin y Francine Dumoulin, desaparecido el 15 de agosto de 1942. Junto a los cuerpos, que vestían ropas de la Segunda Guerra Mundial, fueron hallados un reloj, una mochila y un libro. “Hemos pasado nuestras vidas buscándoles, sin parar”, declaró entonces al periódico Le Matin Marceline Udry-Dumoulin, la hija más joven del matrimonio, que tuvo cinco hijos y dos hijas.

El glaciar alpino Aletsch, también en el cantón de Valais, devolvió en 2012 los cadáveres de los hermanos Johann, Cletus y Fidelis Ebener, de quienes no se tenía noticia desde marzo de 1926, cuando partieron para realizar una expedición en el glaciar. Dos montañeros británicos que recorrían la zona en verano se toparon con restos humanos, botas y equipamiento de montaña, un descubrimiento que resolvió una desaparición ocurrida casi 90 años antes.

Botella hallada junto a los cadáveres del matrimonio Dumoulin. 
En 2014, fueron hallados casi en la cima del monte Cervino los restos de Jonathan Conville, que nunca regresó de la escalada que emprendió por la montaña en 1979. Ese mismo año fue encontrado en un glaciar del cantón de Berna el cadáver de un explorador checo, perdido desde 1974.

Un año después, también en el monte Cervino, un grupo de montañeros se topó con los cuerpos de los japoneses Michio Oikawa y Masayuki Kobayashi, desaparecidos el 18 de agosto de 1970. Según informó entonces la policía suiza, los dos jóvenes japoneses de 22 y 21 años respectivamente habían pasado la noche anterior en un refugio con la intención de ascender por la cara norte de la montaña, cuando “fueron sorprendidos por una tormenta de nieve”. En 2016, fueron descubiertos los restos de un alemán extraviado desde 1963 en el glaciar de Morteratsch, en el cantón de Graubünden.

Desde que existen registros, en 1880, la longitud y el grosor de los glaciares suizos no han dejado de mermar, según GLAMOS, una red integrada por varias universidades suizas y financiada por el Ministerio de Medio Ambiente del país. De acuerdo con sus registros, el glaciar Tsanfleuron ha perdido desde 1884 una longitud de 1.926 metros y el Morteratsch, 2.804 metros desde 1878. En 2017, solo un glaciar conservó su tamaño, mientras que un total de 80 experimentaron nuevos retrocesos. Fuente: El País

sábado, 21 de julio de 2018

LAS MISTERIOSAS MELODÍAS DEL VIOLINISTA DE LA CASA CAMUS

UNA CASONA CON HISTORIA

En el corazón de Antofagasta se levantó a comienzos de siglo XIX una casona que se convirtió en ícono de la ciudad. Pasó por diferentes dueños, pero tres almas decidieron quedarse ahí para siempre.
Luis Camus fue uno de los primeros empresarios mineros de Antofagasta. Su imperio comenzó a expandirse con facilidad por los lugares aledaños, con ello llegó el dinero y el anhelo de afincarse para siempre en esa zona.

Así, escogió la esquina de Avenida Argentina, Bolívar y José Santos Ossa para levantar su fortín. Una vistosa casa de tres pisos que tempranamente quedó sola. Camus falleció en un grave accidente dejando sola a su viuda, Carlota.

Para ayudarse a superar la pena, la mujer trajo a vivir con ella a un sobrino. El niño, afectado por una extraña enfermedad, estaba siempre en el hogar. Su única vía de escape era tocar un viejo violín que se escuchaba en toda la cuadra. Día y noche, el joven mitigaba parte del dolor que vivía la viuda de Camus, hasta que un día los acordes se apagaron para siempre. O al menos, eso parecía.

La muerte del niño enlutó nuevamente a la casa. Al poco tiempo falleció la señora Carlota, dejando el lugar a su suerte, ya que los Camus nunca tuvieron hijos.

Un doctor se hizo cargo de la casa, instalando ahí su consulta médica.

Fue en esos años cuando comenzaron los hechos paranormales. De la nada se oía la melodía de un violín bajando por las escaleras. Los vecinos fueron los primeros en alertarse por los acordes que emergían desde la casa. Rápidamente creció el rumor de que el espíritu del niño aún habitaba la casa.

Con el paso de los años la residencia cambió muchas veces de dueño. También lo hizo de rubro. Fue utilizada como salón de baile por los burgueses de Antofagasta, también se utilizó como un lugar clandestino para el juego, pero adquirió popularidad cuando se convirtió en una casa de remolienda en los 60.

“El Castillito” era el sitio en donde todos iban a olvidar las penas. Fiestas, jarana y furtivos amoríos eran en ocasiones interrumpidos por el sonido de un solitario violín que acompañaba los festejos. Y mientras los habituales aseguraban que no se asustaban por las inexplicables melodías, algunas mujeres expresaban todo su miedo cuando el niño comenzaba su recital.

Pese a todo, la desgracia continúo rondando el hogar. Una cortesana fue asesinada salvajemente por un cliente, quien dejó el cuerpo escondido entre las piezas para no ser descubierto.

Desde día el sobrino de Camus ya no estaba solo como custodio de la casa. El espíritu de la mujer se quedó para encontrar la paz que le fue arrebatada.

Con el cierre del prostíbulo, el sitio volvió al abandono por algunos años. Eso hasta que miembros del Partido Comunista utilizaron las instalaciones como centro de reuniones para luchar contra la Dictadura.

La historia…
Se dice que en esos años hubo otra muerte en la casona. Agentes de seguridad del gobierno habrían asesinado a uno de los opositores.

A la música del violín se sumaron presencias misteriosas que merodeaban por distintos sectores de la casa. Luces y sonidos que hacían retumbar cada habitación fueron la tónica durante el siguiente período de abandono.

Todo hasta que un grupo de arquitectos se enamoró del entorno y adquirió la casa. Refaccionaron el lugar para que volviera a ser admirado por la comunidad, pero los fantasmas no se fueron… y comenzaron a convivir con ellos. Los profesionales aseguran que en ocasiones han escuchado las extrañas presencias, pero eso estuvo lejos de espantarlos.

El triste violín continúa sonando, mientras las otras dos almas que perdieron la vida en el lugar buscan la paz. Así habitan todos en este trozo de historia antofagastina digna de admirar.

Autor: Luis Escares Villa
La Cuarta