lunes, 28 de enero de 2013

SALAMANCA EN CHILE


SALAMANCA, MÁS QUE LEYENDAS DE BRUJAS

Bajo las bondades que entrega el valle del Choapa, Salamanca busca entregar al turista un espacio de tranquilidad y descanso a sus visitantes

CUEVA DE LOS BRUJOS
Si viaja a Salamanca no puede dejar de visitar la Cueva de los Brujos, destino ubicado a 17 Km. de Salamanca, con una altura aproximada de 2.080 metros, consistente en una abertura rocosa que adquiere la forma de una profunda quebrada. Cuenta la leyenda que en este lugar se realizaban “Aquelarres” en la noche del viernes Santo y de San Juan.

Salamanca tiene historia. Fue fundada alrededor del años 1844, aunque la utilización de estas tierras proviene desde la conquista española, siendo encabezada por el abuelo de La Quintrala, Gonzalo de los Ríos. El territorio fue dividido en haciendas y quedó en manos de doña Matilde Salamanca quién al morir donó los terrenos a la iglesia Católica los que posteriormente fueron entregados a la Beneficencia Pública.

Los recuerdos de esa época son escasos, ya que, por ejemplo, la iglesia fundada en esos años fue destruida por el temporal del año 1957 y reemplazada por la actual que queda en la cabecera sur de la plaza.

LA RUTA MÍSTICA
No creo en brujos Garay, pero de que los hay... reza el dicho. Mucho se habla, sin conocer, de los brujos de Salamanca. Incluso un equipo de televisión para un programa sensacionalista les pagó a lugareños por decir falsas realidades de la magia negra.

Si bien es cierto que hay historias de brujería, la mayor parte son deformaciones de lo que los españoles motejaron así en cuanto a los ritos de los indígenas de la zona. Sin embargo, hay un lugar que es denominado por todos como una cueva de brujos: la raja de Manquehua. En dicho lugar, distante a uno 35 kms., cuenta la leyenda que a la llegada de los españoles una parte de los Picunches huyeron hacia el interior y que desde 1915 se vieron procesiones y antorchas encendidas en su interior, provocando el temor de los pobladores.

Supuestamente la raja es una hendidura subterránea que recorre todo el país y en su interior los brujos hacían sus encuentros o “aquelarres”. Nada es comprobable por cierto, pero como en todo lugar de misticismo intrínseco, las leyendas vuelan por sí solas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada