viernes, 3 de febrero de 2017

CRIOGENIZACION - DESPERTAR EN EL FUTURO

¿PODEMOS VIVIR PARA SIEMPRE SI NOS CONGELAN?
Más allá de la ciencia ficción, la criopreservación comienza a ser una realidad


La inmortalidad y la eterna juventud siempre han sido grandes anhelos del ser humano, aunque hasta la fecha también han sido inalcanzables. Eso, sin embargo, no ha frenado el hecho de que en la literatura y el arte se haya fantaseado sobre cómo luchar contra el paso del tiempo o la muerte. Y para ello parece haber siempre una misma solución: la criogenización .

La leyenda urbana sobre el cuerpo congelado de Walt Disney o películas como Abre los ojos y -la recién estrenada- Proyecto Lázaro hablan de este proceso que podría hacernos “resucitar” en otro momento de la historia, cuando la ciencia y la medicina hayan avanzado lo suficiente para curar enfermedades que hoy en día no tienen cura o hacernos vivir para siempre.

Lo que hace tan solo unos años parecía sacado de la trama de un largometraje de ciencia ficción, hoy ya parece estar cerca de ser real. Al menos en lo que a congelarnos se refiere. Es el caso de una niña británica con un cáncer terminal, quien ha ganado una batalla legal para ser criogenizada para poder despertar cuando encuentren la cura a su enfermedad.

El futuro está por llegar

Albert Estrada, doctor en medicina y bioquímica del Instituto Europeo de Criopreservación (IECRION), la primera empresa privada dedicada en España a la criopreservación, explica a LaVanguardia.com que el objetivo primordial de la criogenización es “detener la actividad biológica de un organismo o tejido mediante el uso de muy bajas temperaturas, de modo que éste pueda preservarse en el tiempo sin sufrir modificación alguna”.

La criogenización consiste en detener la actividad biológica de un organismo con temperaturas muy bajas para conservarlo sin que se modifique”
ALBERT ESTRADA
Doctor en medicina y en bioquímica del IECRION

Por ahora, los expertos han podido obtener resultados exitosos en las pruebas con embriones humanos. Sin embargo, es más difícil con adultos porque “presentan estructuras más complejas y heterogéneas”, explica el experto de IECRION. Esto quiere decir que es posible congelarnos, pero no descongelarnos y volver a la vida.

No obstante, aún no se ha conseguido “pulir” la técnica del todo, ya que los cristales de hielo pueden dañar órganos y tejidos. “Es una de las dificultades principales con las que nos hemos topado. Por ello, ahora se habla de “vitrificación”, cuyo objetivo es alcanzar un estado sólido amorfo en lugar de cristalino”, asegura el doctor Estrada.

Para sortear el problema de los cristales de hielo “se emplean substancias anticongelantes que, desafortunadamente, resultan muy tóxicas para nuestro organismo”. Además, explican que “se han estudiado distintas aproximaciones en la velocidad de enfriamiento que debe utilizarse, para evitar la fracturación, otro de los problemas con los que nos encontramos”.

A pesar de las dificultades y aunque los expertos admiten que es difícil predecir cuánto tiempo tardarán en solucionarlas, confían en que en un futuro “el avance científico y tecnológico pueda revertir el proceso, y se consiga reanimar a la persona criopreservada”. Algo que en IECRION están “seguros de que ocurrirá”.

Una de las principales dificultades es que los cristales de hielo que se generan al congelar no dañen los órganos”

Y aunque el tiempo pueda parecer un problema, en realidad no lo es. Como ocurre con los personajes de películas en las que se viaja a conquistar nuevos planetas en el espacio, el tiempo no pasa por quienes están congelados: “Se encuentran en una situación de suspensión de la actividad biológica y, por tanto, no se ven afectados por el paso del tiempo”.

Destino: la inmortalidad

Mientras esperan a que llegue el momento en el que la ciencia pueda hacerlos volver a la vida, los cuerpos se mantienen vitrificados a temperaturas cercanas a los 190 grados bajo cero. Se preservan sumergidos en tanques de nitrógeno líquido especialmente aislados para evitar que el frío se pierda y cuya temperatura está monitorizada.

Dentro de los tanques, las personas están colocadas verticalmente boca abajo. Así, si se produce alguna pequeña fuga de nitrógeno en el tanque, la cabeza es la última parte del cuerpo que queda expuesta.

Es posible que cada vez haya más personas dispuestas a preservarse en estos tanques y a esperar el tiempo que haga falta para que les despierten. “Lo cierto es que la idea de muerte como algo inevitable y del envejecimiento como algo natural poco a poco va desapareciendo y comienzan a alzarse voces dispuestas a enfrentarse a estas limitaciones humanas, igual que en su momento hubo quién vio en el sueño de volar o de alcanzar la luna algo más que una quimera de la mente humana”, asegura desde IECRION.

Algunas personas ya tienen su contrato para "despertar" en el futuro
¿Watt Disney esta criogenizado?


Las personas criopreservadas se encuentran en una situación de suspensión de la actividad biológica y, por tanto, no se ven afectados por el paso del tiempo”
ALBERT ESTRADA
Doctor en medicina y en bioquímica del IECRION

Fuente: Alejandra Sánchez Mateo

La Vanguardia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada