sábado, 20 de noviembre de 2021

PETORCA: VANDALISMO PURO

ASÍ QUEDARON INVALUABLES PETROGLIFOS QUE DESTRUYERON 
EN PETORCA

Son 51 rocas y 70 paneles de arte rupestre con una una antigüedad de 800 a 1.500 años, que en gran parte fueron vandalizados

PETORCA.- Lamentables imágenes que se viralizaron en redes sociales esta semana, dieron cuenta de la destrucción de los petroglifos  “La Quebrada de la Monhuaca” de Petorca.

Este sitio arqueológico está ubicado en sector alto de la comuna de Petorca, específicamente la zona de Chalaco, el cual tiene una antigüedad de 800 a 1.500 años, y está compuesto por 51 rocas y 70 paneles con arte rupestre, que en gran parte fueron vandalizados y destruidos por desconocidos, provocando un gran daño al patrimonio histórico-cultural de la Provincia de Petorca.

“Como Alcalde y Petorquino condeno rotundamente lo sucedido, para lo cual instruí al equipo municipal que investigue los hechos y que dé cuenta del nivel de daños y destrucción. Por otra parte, el lunes 25 de octubre nuestro personal se dirigió al lugar a verificar los daños existentes y a proseguir el conducto legal para establecer a los responsables, ya que estos actos están tipificados como delitos, teniendo en este punto un rol relevante el concejo de monumentos nacionales”, detalló al respecto el alcalde Ignacio Villalobos Henríquez.

Desde el municipio de Petorca invitaron a quienes tengan antecedentes al respecto puedan hacer llegar una denuncia al portal www.municipalidadpetorca.cl

Así quedaron los petroglifos luego de ser vandalizados. Más detalles sobre cómo abordarán el cuidado de este patrimonio en la edición impresa de este viernes de “El Observador”

Fuente: El Observador.

 

 

 

 

 

 

miércoles, 17 de noviembre de 2021

UNA CONCIENCIA SOBRENATURAL - LOS ELFOS EN ISLANDIA

HULDUFÓLKS: LOS ELFOS ISLANDESES QUE DETERMINAN LA CONSTRUCCIÓN DE CARRETERAS

Prácticamente del mismo tamaño que los humanos, los elfos islandeses no tienen nada que ver con los que aparecen en el cine estadounidense, no son seres pequeños dando forma a la navidad

Entre volcanes y glaciares, Islandia se alza como uno de los países más bellos del mundo. Sin embargo, sus encantos no son tan sencillos como la imagen bucólica que a veces se determina de ella. Del islandés 'Ísland', vocablo que proviene del nórdico antiguo, su nombre significa 'tierra de hielo', pero su ubicación la hace tierra de mucho más. Entre glaciares imponentes y cientos de volcanes, esta isla que flota al norte del océano atlántico parece mágica y, de hecho, tal vez lo sea. La sociedad islandesa reconoce sus verdades a través de sus mitos y acechos, se narra a través de la naturaleza cruda que habita. Mirar más allá aquí es atravesar las montañas, la tierra que hierve o la nieve que intenta enfriarla. Todo en el país es como un equilibrio palpitante. "Es imposible vivir en este paisaje y no creer en la existencia de una fuerza más grande que uno", declaraba a la BBC la profesora experta en folclore islandés Adalheidur Gudmundsdottir


Una encuesta llevada a cabo en 2007 por la Universidad de Islandia lo evidenció: aunque solo el 8% de los encuestados parecían estar seguros de que la existencia de los elfos, más del 80% no negó su existencia, y el 62% consideraba que la existencia de estos seres era más que un cuento de hadas. Si bien el pensamiento mágico vertebra las tradiciones humanas en todo el planeta, en Islandia

Seres con una vida normal pero oculta

Los elfos islandeses no tienen nada que ver con los que aparecen en el cine estadounidense, no son seres pequeños dando forma a la navidad. Los huldufólk, también conocidos como la gente oculta, son prácticamente del mismo tamaño que los humanos y viven en un mundo paralelo similar al nuestro. Están ahí, en el interior de lo que se ve y se debe ver más allá para convivir en armonía con un paisaje tan vivo. Llevan una vida normal junto a las personas, afirma la escritora Charlotte Bond en el portal de 'The Vintage News'. Según sostiene Bond, el día a día de estos seres consiste en pescar, cultivar, cuidar de sus familias y disfrutar del ocio, incluso van a la iglesia los domingos.

Jacqueline Simpson, profesora visitante en el Centro Sussex de Folklore, Cuentos de Hadas y Fantasía de la Universidad de Chichester, en Inglaterra, afirma en un reportaje de Ryan Jacobs para 'The Atlantic' que las referencias a la palabra alfar, o "elfo", aparecieron por primera vez en el registro islandés en poemas de la época vikinga, alrededor del año 1000 d. C. Su omnipresencia está desde entonces muy presente en Islandia. Tanto es así que los planes urbanísticos quedan determinados no solo por las preocupaciones medioambientales de la ciudadanía, sino también por la convivencia con las criaturas que no se ven.

Según recoge Bond, una roca conocida como Álfhóll (Elfhill) en Kòpavogur, al sur de Reykjavík, interrumpió un proyecto de obras viales durante cincuenta años, a partir de la década de 1930, con el posterior abandono de varios planes que iban a llevarse a cabo entonces. "Cuando se hizo un esfuerzo por retomarlos en la década de 1980, aparecieron equipos de televisión, algunos afirmando que sus cámaras dejaban de funcionar cuando se enfocaban en la roca. Finalmente, se construyó un camino, pero alrededor de la piedra".

Respetar a los elfos

La historia se volvió a repetir en 2014, esta vez al norte de la capital y durante ocho años. El ayuntamiento planeaba construir una carretera por una zona donde se halla una roca conocida como Ófeigskirkja. El alquitrán destruiría la roca y atravesaría los campos de lava circundantes. Entonces, comenzaron las protestas por evitar que destruyesen el hábitat de los elfos. Ragnhildur Jónsdóttir, director del llamado 'The Elf Garden', un parque de cuento de hadas dentro de rocas de lava que se encuentra en Hellisgerdi Park, en la ciudad de Hafnarfjödur afirmaba a 'The Guardian' en 2015 que los elfos habían contactado con él en 2012, cuando ya se planeaba la carretera, para suplicarle que protegiera su capilla. "Me dijeron que Ófeigskirkja se había utilizado como un faro para guiar a la gente a través del campo de lava durante siglos, por lo que me pidieron que escribiera al alcalde para detener la carretera", aseguraba. La creencia más popularizada en el país sostiene que los elfos viven dentro de rocas grandes ubicadas en playas y campos de lava. Son seres pacíficos, asegura la periodista Emma Jane Kirby, pero si se les falta al respeto explotando dinamita en sus casas e iglesias de roca, no son reticentes a mostrar su descontento. De este modo, la construcción en Islandia tiene bastante que ver con la comunidad no visible.

Una preocupación compartida

"El pensamiento mágico es en realidad una ventaja para los humanos", explica la terapeuta Pam Shaffer en otro reportaje de la BBC. Creer en elfos o en los huldufólk, añade, puede expandir tu visión del mundo, tus horizontes, hacerte más abierto y flexible. "Todos son conscientes de que la tierra está viva, y se puede decir que las historias de personas ocultas y la necesidad de trabajar con cuidado con ellas refleja un entendimiento de que la tierra exige respeto" Así, con los años la propia administración de carreteras y costas de Islandia ha desarrollado una respuesta oficial ante posibles conflictos que pudieran haber: "No se puede negar que la creencia en lo sobrenatural es ocasionalmente el motivo de las preocupaciones locales, y estas opiniones se van a tener en cuenta como las de cualquier otra persona". La respuesta también aclara que en el pasado "los problemas se han resuelto retrasando los proyectos de construcción para que los elfos puedan, de alguna forma, seguir cohabitando con los humanos". Se trata, al fin y al cabo, de abrazar un entorno que ofrece y recuerda al mismo tiempo. "Los islandeses viven en un lugar donde la tierra puede destruir su casa a través de terremotos, erupciones y cualquier otro tipo de movimiento natural repentino", recuerda Terry Gunnell, profesor de Folklore, en 'The Vintage News'. Para Gunnell, "todos son conscientes de que la tierra está viva, y se puede decir que las historias de personas ocultas y la necesidad de trabajar con cuidado con ellas refleja un entendimiento de que la tierra exige respeto".

Fuente: El Confidencial  -  Fotos: iStock


sábado, 28 de agosto de 2021

LIBRO SOBRE EXORCISMO EN CHILE ....

Link para más información: Hoy en LUN 

https://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2021-08-28&NewsID=476551&BodyID=0&PaginaId=26  

 


 

martes, 3 de agosto de 2021

EL CULTO A LA MUERTE EN CHILE



                                                              NUEVA ANIMITA - LUCHITO

domingo, 18 de julio de 2021

HISTORIA DE CABALLEROS - EL CID CAMPEADOR

¿DÓNDE ESTÁ EL CRÁNEO DEL CID?

Hace un siglo los pocos restos que quedaban del Cid y su esposa fueron enterrados en la catedral de Burgos. Desde su primera tumba en 1099 los huesos del batallador han sufrido expolios y destierros pasando de mano en mano. Alguno todavía podría estar perdido en cualquier parte.

Los restos del Cid se enterraron en la catedral de Burgos en 1921, hace un siglo. Pero solo permanecen los pocos huesos que quedaron tras el expolio al cual fueron sometidas su sepultura y la de su esposa, doña Jimena, por los franceses durante la guerra de la Independencia.

Cuando falleció el batallador castellano, en 1099, su primera tumba la tuvo en la iglesia de San Esteban en Valencia, donde pasó tres años hasta que doña Jimena abandonó la ciudad y lo llevó consigo.

El monarca Alfonso XII quedó conmocionado cuando el arqueólogo Francisco Tubino le desveló que parte de los huesos del Campeador se encontraban en Alemania

Sus restos fueron enterrados en el atrio del monasterio burgalés de San Pedro de Cardeña, donde también recibió sepultura su esposa años después. Alfonso X el Sabio convenció a la Iglesia para que la pareja fuera alojada en el interior del templo. A mediados del siglo XV, el monasterio fue reformado y los restos del Cid y de su mujer fueron depositados en la sacristía, donde estuvieron confinados casi un siglo, hasta que fueron trasladados al ábside, donde permanecieron hasta 1736, año en que se construyó una capilla para custodiarlos.

El Ejército napoleónico en España en 1808 saqueó muchas iglesias y expolió obras de arte y tesoros del patrimonio español; entre ellos, los del Cid y su esposa. Dos franceses fueron los culpables del destierro que sufrieron esos restos: el conde de Salm-Dick y el barón de Delammardelle, que se repartieron el botín.

Algunos huesos están en el palacio checo de Lazne Kynzvart y otros están en manos de un particular en Francia

El primero regaló esos huesos al príncipe alemán Carlos Antonio de Hohenzollern. Gracias a la petición del rey Alfonso XII y del Gobierno español, esos restos regresaron a España a finales del siglo XIX. Poco se sabe sobre lo que ocurrió con los huesos que expolió Salm-Dick. Algunos se encuentran en el palacio checo de Lazne Kynzvart y otros, en manos de un particular en Brionnais, en la Borgoña francesa.

FAMA MUNDIAL

La figura del Cid era tan conocida fuera de España que la noticia del regreso de sus huesos perdidos a Burgos salió publicada en los principales diarios del mundo.

 

Fragmento del cráneo del Cid. Real Academia española. Fotógrafo: Pablo Linés

Una vez que las tropas napoleónicas se fueron de España, el sarcófago con los restos que quedaban del Cid fue devuelto al monasterio de Cardeña. Finalmente, en 1921, hace un siglo, se trasladaron al lugar que todavía los acoge: la catedral de Burgos.

Pero todavía hay un hueso campeando a sus anchas fuera de la sepultura del Cid. Es un fragmento de su cráneo que en 1968 pasó a custodiar la Real Academia Española de la Lengua, donde la pieza aún sigue. El 13 de marzo de ese año, Ramón Menéndez Pidal recibió un homenaje en su casa por su 99 cumpleaños. Al parecer, una comisión de académicos decidió homenajearlo mostrándole esa reliquia.

ABC - POR JOSÉ SEGOVIA